antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

viernes, junio 11, 2004

LA PROXIMA GLACIACION, DENTRO DE 15.000 AÑOS
El día de mañana puede esperar

OLALLA CERNUDA
El Mundo.es

MADRID.- Concretamente 15.000 años. Esa es la cifra que calculan los científicos que tardará en llegar la próxima era glaciar que, como en la película 'El día de mañana', destruirá el planeta Tierra. Antes, según un análisis del hielo antártico más antiguo realizado hasta ahora, pasaremos por una época de calentamiento global del planeta.

La revista Nature publica en su último número las conclusiones del estudio EPICA, encargado por la Comisión Europea, para el que científicos e ingenieros de 10 países europeos (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Suiza, Suecia, y Reino Unido) han ido recogiendo muestras del hielo antártico desde hace ocho años.

Para ello han realizado diversas perforaciones en dos puntos del continente helado, una de ella de 3.100 metros de profundidad, que han permitido estudiar el desarrollo del clima terrestre en un periodo de 740.000 años, que incluyen un total de dieciséis periodos glaciales y de calor.

En los últimos 400.000 años, los periodos más calientes han registrado unas temperaturas similares a las que experimentamos en la actualidad. Antes de ese tiempo hacía menos calor, pero se trataba de un clima más duradero, indican los investigadores.

Comparando el patrón de este pasado climático con las condiciones globales medioambientales de hoy en día, los científicos concluyen que, sin la influencia humana, podríamos esperar que el presente periodo templado dure al menos otros 15.000 años.

El lugar de la Antártida donde los científicos, de diez países europeos, practicaron las perforaciones, contiene finas capas de nieve acumuladas en el último millón de años, y hasta el próximo invierno estudiarán allí muestras de otros cien metros de hielo que ofrecerán información sobre 200.000 años más.

Al realizar las perforaciones, los científicos han ido extrayendo cilindros de hielo, de tres metros de longitud cada uno, que serán estudiados durante años. Las capas de hielo son verdaderos archivos climáticos ya que contienen información sobre temperaturas, precipitaciones y condiciones atmosféricas.

Las muestras contienen una información mucho más detallada que la que se obtiene de perforaciones en el suelo marino, más habituales. A diferencia de las muestras de suelo marino, el hielo contiene restos de los gases que a lo largo del tiempo influyeron sobre el clima.

Dificultades en la obtención de las muestras

Pero obtener estas muestras no ha sido fácil. Cada etapa de la perforación ha tenido sus propios problemas. En los primeros 1.000 metros, se formaban pequeñas burbujas de aire entre los cristales de hielo, lo que podía provocar subidas de presión en el tubo que hicieran estallar el taladro.

Las virutas del hielo formadas por el hielo que expulsaba el taladro al perforar también podían causar graves daños en el mecanismo de perforación. Al principio del estudio, en 1998, una de estas virutas dejó completamente inutilizable el agujero ya realizado, lo que obligó al equipo a comenzar de nuevo en otro sitio, con una cabeza taladradora nueva. A partir de este accidente, los científicos decicieron evitar que los trozos de hielo salientes sobrepasaran uno o dos metros de longitud, para no bloquear la máquina.

Sacar los cilindros de hielo tampoco ha sido fácil. Como la profundiad del agujero aumentaba constantemente, el viaje hasta la superficie de las muestras era cada vez mayor. Las últimas muestras tardaron más de una hora en llegar hasta la superficie.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home