antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

miércoles, junio 30, 2004

Chilenos incursionan en la glaciología
Martes, 29 de Junio de 2004
Economía y Negocios, El Mercurio
MARÍA CRISTINA SILVA
http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=54661

El cambio climático y la disponibilidad de recursos hídricos son algunos de los temas que investigan.
Gino Casassa ha construido su vida en torno a la montaña. A su mujer la conoció escalando y se casó literalmente en la punta del cerro, con ropa de montaña y un sacerdote en buen estado físico, obviamente.

Cuando era alumno de ingeniería civil hidráulica en la Universidad de Chile se dio cuenta de que las montañas además de escalarse podían estudiarse. Su particular pasión por las avalanchas de nieve lo llevó a sacar un magíster en esa materia en la U. de Hokkaido, en Japón, y luego se orientó hacia los glaciares y se doctoró en Ohio.

"A pesar de que en el lugar no hay nada de hielo, cuando fui tenía la mayor concentración de glaciólogos de todo EE.UU.", cuenta.

Con estos antecedentes no era de extrañar que este ingeniero-montañista-científico fuera elegido en 2001 para convertirse en la columna vertebral del primer Laboratorio de Glaciología y Cambio Climático que existe en el país.

Éste pertenece al Centro de Estudios Científicos (Cecs) de Valdivia, creado el "84 por Claudio Teitelboim, Ramón Latorre y Armando Cisternas.

La glaciología es el estudio de las nieves y el hielo tanto a nivel planetario como extraplanetario -por ejemplo, los hielos de Marte- y tomó gran impulso durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses empezaron a estudiar la formación de escarcha en las puntas de ataque de las alas de los aviones de combate.

Casassa y su equipo estudian los glaciares y su relación con el clima. La existencia de Campos de Hielo y de la Antártida hace que Chile tenga una gran ventaja para el desarrollo de la glaciología, materia que adquiere cada día mayor relevancia por la preocupación universal por los recursos hídricos y los ascensos del nivel del mar.

Investigaciones en conjunto con la NASA, asociaciones con científicos daneses y campañas con las Fuerzas Armadas son algunos de los proyectos acometidos por este grupo de chilenos. Se trata de un equipo multidisciplinario que congrega a militares, geógrafos, encargados de logística y varios ingenieros.

"Además de buenos científicos tienen algo épico, heroico. Estos gallos debieran ser héroes nacionales", dice el biólogo Francisco Sepúlveda, director de proyectos del Cecs.

Expediciones top

Nada menos que con la NASA ha trabajado este grupo. En marzo pasado un avión de la agencia espacial vino a recoger información sobre la topografía del continente antártico, y el Laboratorio de Glaciología estuvo representado a bordo de la nave. Los datos que se obtuvieron entonces son interpretados actualmente tanto por los estadounidenses como por los glaciólogos chilenos, cada equipo desde una perspectiva distinta.

La expedición voló a 9 mil metros de altura e hizo frente a vientos de 185 kilómetros por hora en un avión-laboratorio DC-8 equipado con un potente radar. Tras los sobrevuelos, los científicos confirmaron que los glaciares antárticos de la periferia hoy fluyen a mayor velocidad que antes, se disgregan en témpanos al tocar el mar y luego se funden en el agua salada. Así, el derretimiento que se había comprobado en glaciares patagónicos se confirmó en la Antártida.

Tras la expedición, el hecho fue tildado de "dramático" por los científicos. Si se comprobaba que el fenómeno era generalizado, la Antártida occidental desaparecería en un mediano plazo. Sin embargo, se descubrió una pequeña señal de que en las zonas altas habría un engrosamiento de los glaciares; es decir, el efecto contrario de lo que ocurría en la periferia.

El objetivo de todas las expediciones es estudiar el estado actual de los glaciares -que presentan tasas de retroceso mayores que las de sus símiles del hemisferio norte-, su comportamiento pasado y su interacción con el clima. En base a eso, la idea es predecir su evolución y cómo ésta afecta al sistema ambiental y climático a nivel local, regional y global.

"La Antártida obviamente afecta al planeta a nivel global", precisan. La primera expedición -que impulsó la creación del Laboratorio de Glaciología el año 2000- fue a Campos de Hielo Sur. En la excursión se realizaron estudios en terreno a partir de los métodos tradicionales del montañismo; o sea, recorriendo a pie con los instrumentos en la espalda. El regreso desde Punta Arenas hasta Puerto Montt se realizó en el buque "Aquiles" de la Armada de Chile, donde tuvo lugar un seminario.

Además del trabajo científico, lo más memorable de la hazaña fue el estoicismo de un japonés a quien le tocó dictar su charla durante el cruce del Golfo de Penas: la marejada hizo desaparecer rápidamente a la audiencia, pero el conferencista duró hasta el final.

En 2001 vino una segunda expedición a Campos de Hielo con un equipo de científicos daneses liderados por el Instituto Niels Bohr, oportunidad en que por primera vez en Chile se instaló un sensor a bordo de un avión para estudiar glaciares (concretamente el Grey y el Tyndall).

"El tema del radar fue un fracaso: no medimos nada porque no se pudo penetrar el glaciar con el radar. Pero el experimento con el altímetro láser que hicimos fue un gran éxito y demostró que tenía ventajas incomparables para ese tipo de terreno", dice Casassas.

Ese proyecto fue el punto de partida para las exploraciones aéreas, que permiten esperar el esquivo buen tiempo en esas latitudes y recorrer miles de kilómetros en una jornada.

El gran reto pendiente es una expedición al Polo Sur que se realizará en noviembre o diciembre de este año en colaboración con el Ejército, la Fuerza Aérea y el Ministerio de Defensa. La idea es ir en un tractor y convertirse en la primera excursión sudamericana que va allá con objetivos científicos. Argentina ha llegado dos veces con medios motorizados y Chile lo ha hecho vía aérea; además, deportistas nacionales han llegado esquiando.

El proyecto es parte del gran esfuerzo internacional Itase (International Trans Antartic Scientific Expedition) que estudia el clima de los últimos 200 años.

"Los testigos de hielo son un libro abierto para estudiar el clima del pasado. En la medida en que vamos en tránsito hacia el Polo Sur tenemos 1.100 kilómetros con condiciones ambientales distintas, donde podemos ver y evaluar cómo han variado las condiciones climáticas del pasado", explican.

La investigación del cambio climático tiene implicancia directa en temas de recursos hídricos. En concreto, se analiza cómo el retroceso de los glaciares impacta en los recursos hídricos.

¿Y quién paga?

Aunque entre risas dicen que son un mal negocio porque sólo gastan plata, al ponerse serios los glaciólogos aseguran que el conocimiento que están generando es rentable. De hecho, sirve para orientar las políticas públicas en torno al cambio climático y contribuir a evitar los efectos del calentamiento global.

El Cecs cuenta con un presupuesto anual que bordea los US$ 2,5 millones. Los recursos se distribuyen entre sus tres unidades: de física, biología y glaciología. Los dos últimos son los que más gastan, ya que los físicos requieren menos instrumental para su trabajo.

A modo de ejemplo, una exploración aérea a la Antártida cuesta en torno a un millón de dólares, y los gastos se asumen entre todas las partes involucradas en el proyecto.

El presupuesto anual del Cecs se obtiene a partir de tres grandes pilares, que son la Iniciativa Científica Milenio de Mideplan, los aportes de la Fundación Andes y fuentes diversas, como proyectos Fondecyt y donaciones de privados.

El año 2000 el centro fue seleccionado -junto con otros 2 institutos- para convertirse en Instituto Milenio, lo que le significó un aporte de recursos hasta fines de este año. La Fundación Andes, en tanto, financia proyectos del laboratorio de glaciología y la creación de una unidad de genómica funcional.

Los científicos aseguran que año a año hay que pelear por los recursos, aunque reconocen que, afortunadamente, los gobiernos se han dado cuenta de que invertir en ciencia y tecnología equivale a invertir directamente en desarrollo.

Cuando un avión de la NASA vino a recoger información sobre la topografía del continente antártico, el Laboratorio de Glaciología estuvo representado a bordo de la nave.

Todos para uno

En una imponente casona remodelada a orillas del Calle Calle trabajan los integrantes del Laboratorio de Glaciología.

Pese a lo confortable que son las instalaciones, ellos no están en sus oficinas todo el tiempo. Parte del año se lo pasan sobrevolando hielos para desentrañar los misterios de su evolución.

La heterogeneidad del grupo hace muy especial el ambiente: diferentes profesiones, edades y procedencias.

Los uniformados son el teniente coronel Guillermo Neira y el mayor Luis Araya, investigadores de un proyecto conjunto entre el Ejército y el Cecs. Llevan tres meses en Valdivia.

No cualquier militar calificaba para esta responsabilidad, ya que además de los conocimientos técnicos requerían de manejo de idiomas y perfil investigador.

Los geógrafos Francisca Bown y Andrés Rivera (quien no apareció en la foto, pues está terminando su doctorado en glaciología en la Universidad de Bristol) son los que colaboran con Casassa en el análisis de la información obtenida en las expediciones. Francisca se dedica al manejo de datos de imágenes y fotografías aéreas satelitales para el estudio de glaciares, y trabaja en un proyecto en colaboración con la Universidad de Colorado.

El radarista del grupo es el ingeniero civil electrónico Rodrigo Zamora. Su labor consiste en medir el espesor de los hielos en terreno, para luego analizar y procesar los datos. Además, investiga las modificaciones necesarias a los equipos con que cuentan para adaptarlos al hielo temperado que está en Campos de Hielo y la Península Antártica.

El guía de montaña y asesor logístico Marcos Rodríguez es clave en las expediciones, ya que aporta conocimientos y vitalidad.

El más joven del grupo es Ronald Mella (24), tesista de ingeniería civil en informática de la Universidad Austral que desarrolla un sistema de adquisición y procesamiento de datos de radar para mediciones de espesor de hielos. Hugo Muñoz (27), estudiante de ingeniería electrónica trabaja en su tesis sobre el mejoramiento de las antenas del sistema de radio-ecosondaje. Su desafío es que los radares lleguen hasta un kilómetro de profundidad en la medición del espesor de los hielos (hoy alcanzan 600 metros).

jueves, junio 24, 2004

Galería de fotos antarticas

Interesante galería de fotos antarticas

http://www.terra.com.mx/tecnologia/galeria_de_fotos/006293/galeria.asp

Ejemplo:
Vista de satélite del Iceberg D-11 el cual tiene un tamaño de 1,400 millas cuadradas.
Fuente: AP / Fecha de publicación: 26/03/2004

Estudio sobre diminutas burbujas en el hielo de La Antártida devela importantes datos sobre el cambio climático.


23/06/2004
EFE.-La Comisión Europea (CE) presentó los resultados de la iniciativa "Epica" de estudio del cambio climático, financiada por Bruselas, y entre cuyas conclusiones demuestra que, al margen de la influencia de la actividad humana, el recalentamiento de la Tierra podría prolongarse 15 mil años.

El estudio, en el que participaron científicos de 10 Estados miembros de la UE -Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido y Bélgica- se centró en la Antártida, donde se extrajeron muestras de hielo de 740 mil años de antigüedad, situado a tres kilómetros de profundidad, el más antiguo hasta ahora estudiado, señala la CE en un comunicado, según informó EFE.

Cada una de las muestras extraídas para el estudio tiene un diámetro de 10 centímetros y tres metros de largo.

Los investigadores europeos estudiaron en las muestras la llamada "memoria del clima", materializada en el interior de diminutas burbujas de aire atrapado en ese hielo.

El hielo, en función de su profundidad y antigüedad, contiene trazas diferentes de las variaciones de temperatura que hubo en el planeta y de las concentraciones de gas en su atmósfera, como el CO2 o el metano.

En sus conclusiones preliminares, "Epica" mostró que, sin tener en cuenta la influencia de la actividad humana, el periodo de recalentamiento por el que atraviesa el planeta podría prolongarse 15 mil años, añade Bruselas en el comunicado.

El análisis del hielo de las capas profundas de la Antártida ha revelado de momento que en esos 740 mil años se han producido en el planeta ocho glaciaciones, con un clima mucho más frío que el actual, y otros ocho periodos mucho más cálidos.

Asimismo ha puesto de relieve que las temperaturas durante los periodos cálidos en los últimos 400 mil años fueron parecidas a las actuales, aunque menos calurosas y más largas.

El comisario europeo de Investigación, Philippe Busquin, afirmó que el proyecto "Epica" es una muestra de las capacidades y alcance que puede tener la ciencia en la UE, y destacó asimismo cómo se multiplican las posibilidades de éxito cuando los científicos comunitarios trabajan codo con codo.


http://www.terra.com.mx/tecnologia/articulo/136839/
Copyright (2004) EFE

miércoles, junio 23, 2004

Declaran ‘‘ciudadana ilustre’’ a una ballena en peligro de extinción en Argentina
EFE - 21 de junio 2004
http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=130876

Una ballena de una especie en peligro de extinción fue declarada hoy "ciudadana ilustre" por las autoridades de una pequeña localidad atlántica del sur de Argentina, a cuyas costas acuden anualmente centenares de cetáceos para el apareamiento o el parto.
La singular distinción a la hembra bautizada "Bonafide" (buena fe), de la especie franca austral, se hizo mediante la inscripción de su nombre en el libro oficial de la intendencia (alcaldía) de Puerto Pirámides, un pueblo de 300 habitantes a mil 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.
"Tenemos registros de las visitas anuales de 'Bonafide' desde hace 14 años y de cinco partos frente a nuestras costas. Es nuestra visitante más antigua", destacó el experto Jorge Schmid, al precisar las razones que llevaron a las autoridades regionales a declararla "ciudadana ilustre".
Para finales del otoño y comienzos del invierno austral acuden anualmente a Puerto Pirámides, sobre el Océano Atlántico, unos 150 mil turistas atraídos por el singular espectáculo de la llegada de unas 500 ballenas provenientes de la Antártida para el apareamiento o parto.
Schmid, capitán también de un navío para el avistamiento a pocos metros de los cetáceos, indicó a emisoras de radio de Buenos Aires que "no hay más de 2.500 ejemplares en el mundo" de la ballena franca austral, especie que sólo entra en celo cada tres años, con una gestación de 12 meses.
Destacó que es una especie en peligro de extinción que llega a Puerto Pirámides, en la península de Valdés, para el parto o el apareamiento, lo que ha llevado a los medios de comunicación de Argentina a bautizar esa zona del Atlántico suroccidental como "la cuna de las ballenas".
"La hembra es cortejada por varios machos y es ella la que elige con quien copular. Es muy casquivana y durante el celo puede ser servida por tres o cuatro machos. Se trata del instinto de conservación de la especie, de asegurar la preñez, pues entran en celo sólo cada tres años", agregó.
Durante su permanencia por unos dos meses frente a las costas de Puerto Pirámides, ofrecen un especial espectáculo, con saltos y piruetas de cortejo, y luego regresan a los mares de la Antártida en búsqueda de krill, un minúsculo crustáceo que constituye su alimento favorito.

Un proyecto europeo explica el misterio del cambio climático
http://dbs.cordis.lu/news/es/home.html


Un equipo de científicos europeos que participa en el Proyecto Europeo para la Perforación del Hielo en la Antártida (EPICA) ha anunciado que ya pueden predecir el clima futuro tras analizar un trozo de corteza de hielo de la Antártida de 740.000 años.

El proyecto EPICA, financiado por la Comisión Europea, reúne a científicos de diez países europeos que han perforado la gruesa superficie de la Antártida para extraer un trozo gigante de hielo. Este núcleo de hielo, que contiene nieve procedente de los últimos 740.000 años y es capaz de indicar la variación en las temperaturas y la concentración de gases y partículas en la atmósfera, fue analizado con modelos informáticos y utilizado para pronosticar el clima del futuro.

En una primera ronda de resultados se descubrió que sin la influencia del hombre, la estación templada que atraviesa el clima terrestre podría durar 15.000 años más. Sin embargo, también se descubrió que la concentración actual de dióxido de carbono es la más alta de los últimos 440.000 años, según explicó la Comisión Europea mediante un comunicado.

Por tanto, el equipo de investigación confía en que, comprendiendo los cambios sucedidos en el clima en el pasado, sea posible predecir el cambio del clima futuro provocado por las actividades humanas.

'Me enorgullece observar que la investigación comunitaria está a la vanguardia de la investigación sobre el cambio climático. Gracias a los programas de investigación de la UE, los científicos europeos pueden trabajar juntos y estar al frente de la ciencia, tanto en el campo de la investigación sobre el cambio climático como en otros terrenos, señaló el Comisario europeo de Investigación, Philippe Busquin. 'Cuando los investigadores europeos trabajan juntos, son los mejores'.

Los investigadores extrajeron el aire de las burbujas de hielo y lo analizaron para poder comprender cómo ha cambiado el clima de la Tierra en el transcurso de los años. Descubrieron que la Tierra ha tenido ocho épocas de hielo y ocho épocas más templadas durante los últimos 740.000 años. Igualmente se ha comprobado que en los últimos 400.000 años las épocas de clima templado presentaban una temperatura similar a la de hoy en día.

Los investigadores compararon los cambios del clima acontecidos en el pasado con las condiciones medioambientales globales, y descubrieron que, aunque el período de clima templado que atravesamos actualmente se podría prorrogar durante otros 15.000 años sin la interferencia del hombre, las actividades humanas afectan hoy en día mucho más que en el pasado, y pueden alterar ligeramente el cambio del clima futuro.

El proyecto EPICA pretende así pronosticar los cambios futuros, y en particular evaluar el impacto de actividades humanas tales como los cambios en el uso del suelo y las emisiones de gases invernadero. Los científicos del equipo esperan continuar con las perforaciones y llegar a las rocas de la base de la hoja de hielo. Entonces obtendrían un trozo de hielo de 900.000 años de antigüedad en la base, explicó la Comisión.

Para más información, consulte la siguiente dirección de Internet:

http://www.awi-bremerhaven.de/GPH/EPICA/#top

DOCUMENTOS RELACIONADOS: 20855


Categoría: Aplicación de programa
Fuente: European Commission
Documento de Referencia: Basado en IP/04/767
Acrónimo del Programa: FRAMEWORK 5C; EESD
Códigos de Clasificación por Materias: Coordinación, Cooperación; Ciencias de la Tierra; Investigación científica; Otras tecnologías

RCN: 22211

jueves, junio 17, 2004

Científicos de la expedición “Bentart 2003” a la Antártida se reúnen en la Estación de Biología Marina de A Graña

FERROL, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de científicos participantes en la expedición a la Antártida “Bentart 2003” se reúnen desde hoy y hasta el próximo sábado, día 19, en la Estación de Biología Marina de A Graña, en Ferrol.

El objetivo de este encuentro es la puesta en común de los estudios de las muestras recogidas en la campaña desarrollada en la Antártida a bordo del buque de investigación “Hespérides”; así como diseñar una novedosa expedición al Polo Sur en el 2005 ó 2006.

Asimismo, este grupo de científicos solicitará fondos para una expedición al Polo Norte, que se realizaría también a bordo del “Hespérides”, y que se llevaría a cabo en el 2007, coincidiendo con el Año Polar Internacional.

viernes, junio 11, 2004

“SALON DE FOTOGRAFIA ANTARTICA 2004”

La Asociación Civil “ANTARKOS, organiza el “Salón de Fotografía Antártica 2004” y llama a concurso para el mismo, sobre las siguientes bases:

PARTICIPANTES:
Podrán participar todos los fotógrafos nacionales y extranjeros de probada residencia en el país. Los fotógrafos miembros del jurado no podrán intervenir en el concurso.

DE LAS OBRAS:
Las obras deberán tener como tema lo antártico, sea paisaje, elementos de factura humana dedicados a actividades relacionadas con lo antártico en su sentido más amplio, así como la figura humana dedicada a actividades de la misma índole.
Se concursará en dos categorías: papel blanco y negro y papel color.
Las obras deberán tener un tamaño mínimo de 20 x 25 cms. y máximo 30 x 40 cms. En caso de ser capturadas digitales de imagen de video, el tamaño será de 15 x 21 cms.
Las mismas deberán estar montadas en passpartout cuyas medidas serán 35 x 45 cms.
Solamente serán aceptadas obras inéditas.
Cada concursante podrá presentar un máximo de tres obras en cada categoría.

IDENTIFICACIÓN:
Al dorso de cada obra deberá figurar el seudónimo del autor y título de la obra. En sobre cerrado e identificado por el seudónimo y el número de fotos presentadas, deberá constar nombre completo, domicilio, teléfono, fax, correo electrónico y cédula de identidad. Asimismo, en este sobre se colocaran los negativos de las obras presentadas.
Para profundizar en el aspecto de divulgación cultural, objetivo de ANTARKOS, se solicita incluir dentro del sobre, la información sobre el lugar donde fue tomada la foto y la fecha aproximada. Esto no es requisito.

RECEPCIÓN:
Las obras serán recibidas en la Secretaría del Instituto Antártico Uruguayo, Av. 8 de octubre 2958 en el horario de 09:00 a 15:00 horas, entre el 20 y el 24 de setiembre de 2004.
Los gastos de envío correrán por cuenta de los participantes.

PREMIOS:

Categoría blanco y negro:
1er. Premio: Diploma que lo acredita y 3.000 pesos uruguayos
2do. Premio: Diploma que lo acredita y 1.500 pesos uruguayos

Categoría color:
1er. Premio: Diploma que lo acredita y 3.000 pesos uruguayos
2do. Premio: Diploma que lo acredita y 1.500 pesos uruguayos

Menciones de honor: Premio: diploma hasta ocho (cuatro en color y cuatro en blanco y negro).
Las obras premiadas serán publicadas en sucesivas ediciones de la Revista Uruguay Natural.
La obra color, con participación de la figura humana o animal, seleccionada por el Jurado como la mejor en su categoría, será tapa de la mencionada revista.

EXPOSICIÓN
Las obras premiadas se expondrán durante la Semana de la Antártida 2004, en el Espacio Ciencia del LATU entre el 4 y el 8 de octubre. El 7 de octubre a las 18:00 horas y en el mismo lugar se hará entrega de los Premios adjudicados.

Correo electrónico presidente@antarkos.org.uy
Teléfono: 600.02.51

European Project for Ice Coring in Antarctica (EPICA)

SUMMARY
This first "Grand Challenge" was selected by the European Committee for Ocean and Polar Sciences (ECOPS) on the grounds of its intrinsic scientific worth and because the community of European scientists lead the world in these glaciological studies. Geographical location, ice thickness and climatology combine to make Antarctica the storehouse of the longest and most representative proxy data for the composition and temperature of ancient atmospheres. EPICA will require great human and financial resources and it is calculated that more than 20 million ECU will be needed for the first 5 year phase. Most of the necessary funds will come from national research programmes in Antarctica, together with a sizeable amount provided through the EC programme "Environment".


European Project for Ice Coring in Antarctica (EPICA)

1 | 2 | 3 | 4 | 5 next


Quick links ------------------------ Duration Activities Programme management Contact 06/05/2003


Summary

This first "Grand Challenge" was selected by the European Committee for Ocean and Polar Sciences (ECOPS) on the grounds of its intrinsic scientific worth and because the community of European scientists lead the world in these glaciological studies. Geographical location, ice thickness and climatology combine to make Antarctica the storehouse of the longest and most representative proxy data for the composition and temperature of ancient atmospheres. EPICA will require great human and financial resources and it is calculated that more than 20 million ECU will be needed for the first 5 year phase. Most of the necessary funds will come from national research programmes in Antarctica, together with a sizeable amount provided through the EC programme "Environment". More

Duration
Five years, from January 1996 to December 2000.
Extended for a further five years, January 2001 to December 2005
For current status, see News

Activities
Download EPICA brochure (8 pages - 199 KB)
http://www.esf.org/articles/85/Epica.pdf


Programme management

Steering Committee currently chaired by Professor Heinz Miller
(Alfred-Wegener-Institute for Polar and Marine Research (AWI), Bremerhaven, Germany).

Phase 1 (1996-2000) chaired by Dr. Jean Jouzel
(Laboratoire des Sciences du Climat et de l’Environnement, CEA-CNRS, Gif sur Yvette, France).

Contact
Ms. Pat Cosgrove
Administrator
Svenje Mehlert, Scientific Secretary
European Science Foundation
+33 (0)3 88 76 71 06
+33 (0)3 88 37 05 32


LA PROXIMA GLACIACION, DENTRO DE 15.000 AÑOS
El día de mañana puede esperar

OLALLA CERNUDA
El Mundo.es

MADRID.- Concretamente 15.000 años. Esa es la cifra que calculan los científicos que tardará en llegar la próxima era glaciar que, como en la película 'El día de mañana', destruirá el planeta Tierra. Antes, según un análisis del hielo antártico más antiguo realizado hasta ahora, pasaremos por una época de calentamiento global del planeta.

La revista Nature publica en su último número las conclusiones del estudio EPICA, encargado por la Comisión Europea, para el que científicos e ingenieros de 10 países europeos (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Suiza, Suecia, y Reino Unido) han ido recogiendo muestras del hielo antártico desde hace ocho años.

Para ello han realizado diversas perforaciones en dos puntos del continente helado, una de ella de 3.100 metros de profundidad, que han permitido estudiar el desarrollo del clima terrestre en un periodo de 740.000 años, que incluyen un total de dieciséis periodos glaciales y de calor.

En los últimos 400.000 años, los periodos más calientes han registrado unas temperaturas similares a las que experimentamos en la actualidad. Antes de ese tiempo hacía menos calor, pero se trataba de un clima más duradero, indican los investigadores.

Comparando el patrón de este pasado climático con las condiciones globales medioambientales de hoy en día, los científicos concluyen que, sin la influencia humana, podríamos esperar que el presente periodo templado dure al menos otros 15.000 años.

El lugar de la Antártida donde los científicos, de diez países europeos, practicaron las perforaciones, contiene finas capas de nieve acumuladas en el último millón de años, y hasta el próximo invierno estudiarán allí muestras de otros cien metros de hielo que ofrecerán información sobre 200.000 años más.

Al realizar las perforaciones, los científicos han ido extrayendo cilindros de hielo, de tres metros de longitud cada uno, que serán estudiados durante años. Las capas de hielo son verdaderos archivos climáticos ya que contienen información sobre temperaturas, precipitaciones y condiciones atmosféricas.

Las muestras contienen una información mucho más detallada que la que se obtiene de perforaciones en el suelo marino, más habituales. A diferencia de las muestras de suelo marino, el hielo contiene restos de los gases que a lo largo del tiempo influyeron sobre el clima.

Dificultades en la obtención de las muestras

Pero obtener estas muestras no ha sido fácil. Cada etapa de la perforación ha tenido sus propios problemas. En los primeros 1.000 metros, se formaban pequeñas burbujas de aire entre los cristales de hielo, lo que podía provocar subidas de presión en el tubo que hicieran estallar el taladro.

Las virutas del hielo formadas por el hielo que expulsaba el taladro al perforar también podían causar graves daños en el mecanismo de perforación. Al principio del estudio, en 1998, una de estas virutas dejó completamente inutilizable el agujero ya realizado, lo que obligó al equipo a comenzar de nuevo en otro sitio, con una cabeza taladradora nueva. A partir de este accidente, los científicos decicieron evitar que los trozos de hielo salientes sobrepasaran uno o dos metros de longitud, para no bloquear la máquina.

Sacar los cilindros de hielo tampoco ha sido fácil. Como la profundiad del agujero aumentaba constantemente, el viaje hasta la superficie de las muestras era cada vez mayor. Las últimas muestras tardaron más de una hora en llegar hasta la superficie.
Clima caliente en 15 mil años

Londres, Reino Unido, 10 de junio. El clima en los próximos 15 mil años podría ser caliente y estable, excluyendo la interferencia humana, indicaron científicos británicos.


El clima en los próximos 15 mil años podría ser caliente y estable, excluyendo la interferencia humana, indicaron científicos británicos.

Los investigadores han perforado tres kilómetros en el hielo de la Antártida para producir el registro climático continuo más antiguo, desde una base de hielo que se remonta a 740 mil años atrás.

Esto mostró ocho eras del hielo, o glaciaciones, seguidos por períodos interglaciales más cortos y cambiantes concentraciones de gases y partículas en la atmósfera.

El período que corresponde más al actual período interglacial, que comenzó hace unos 12 mil años, fue hace unos 400 mil años y duró aproximadamente 28 mil años.

"Nuestros datos dicen que no iremos a otra era del hielo. Tenemos 15 mil años antes de que eso suceda", manifestó Eric Wolff, del Proyecto Británico Antártico.

Pero las concentraciones de gases invernadero, como el metano y el dióxido de carbono (CO2) hoy día son las más altas vistas en los últimos 440 mil años.

Los científicos ahora planean extraer aire de pequeñas burbujas en el hielo para determinar como ha variado la composición de la atmósfera.

Al estudiar los patrones climáticos pasados y compararlos con las condiciones actuales, los investigadores esperan tener una idea mejor de las tendencias futuras y como las condiciones atmosféricas las influenciarán.

Los científicos de 12 centros en 10 países europeos han trabajado durante ocho años en el llamado Proyecto Europeo para la Base de Hielo en la Antártida. Sus primeros resultados fueron publicados en la revista científica Nature.

Ellos planean perforar 100 metros más en el hielo de uno de los lugares más hostiles del planeta para llegar al hielo que tiene de 900 mil a un millón de años.

La perforación está limitada a sólo dos meses al año, diciembre y enero, debido a que la temperatura promedio anual está por debajo de los 54 grados centígrados bajo cero. Las tormentas de nieve son comunes y los científicos tienen que viajar miles de kilómetros para trabajar en el proyecto.

Fuente: Fuerza Informativa Azteca

miércoles, junio 09, 2004

Proxima Era Glacial en 15.000 años

AFP

La próxima Era Glacial en la Tierra sobrevendrá dentro de 15.000 años, si es que el Hombre no acelera el proceso con su actividad, pronosticaron hoy científicos del Instituto Alfred Wegener de investigación antártica, de Bremerhaven (norte).

El pronóstico es uno de los primeros resultados de la perforacion del casquete polar efectuada recientemente en la Antártida bajo el nombre de operación "Epica", que desentrañó la historia del clima de este planeta en los últimos 740.000 años.

Según los expertos, durante el lapso investigado fueron registradas ocho eras glaciales y ocho eras templadas en la Tierra. Este ha sido el mayor registro continuado del clima sobre el planeta, basado en la investigación de los casquetes polares.

El próximo verano (austral) los científicos continuarán perforando los últimos 100 metros de hielo que quedan sobre la masa rocosa del continente antártico para investigar otros 200.000 años de la historia del clima sobre la Tierra.

Entre otros descubrimientos, los científicos comprobaron que la concentración del gas (de efecto invernadero) dióxido de carbono en la atmósfera en eras glaciales anteriores era de 220 ppm (partes por millón) y en eras de temperaturas cálidas de 280 ppm. Desde 1750 la actividad del Hombre sobre la Tierra elevó esa concentración a 370 ppm, el nivel más alto registrado en los últimos 500.000 años.
Científicos advierten sobre ola de calor global
La Tercera
Chile - 9 junio 2004

Los secretos encerrados en un núcleo de hielo de unos 740 mil años de edad indican que no estamos a las puertas de una glaciación, pero advierten del riesgo de una ola de calor global causado por el efecto invernadero.
Según publica en su último número la revista "Nature", científicos del Proyecto Europeo de Núcleos Helados en la Antártida (Epica) han obtenido en el fondo de los tres kilómetros de grosor del citado núcleo de hielo el registro climático más antiguo del que disponen los estudiosos y con el que confían descifrar algunos aspectos del pasado, presente y, sobre todo, del futuro de la humanidad.
Según los expertos, las entrañas de hielo pueden indicar cómo ha cambiado la temperatura en el pasado y cómo han variado los niveles de gases y partículas de la atmósfera.
Las primeras averiguaciones confirmaron que durante los últimos 740 mil años la Tierra ha experimentado ocho eras glaciares y ocho periodos interglaciares de temperaturas más moderadas.
Pero desde hace 12 mil años, indica el estudio, vivimos una etapa interglaciar cuya duración dobla ya la media de las siete anteriores.
Análisis preliminares de burbujas de aire microscópicas extraídas del hielo demostraron también que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera son ahora los más altos desde hace 440 mil años.

La Tierra se aleja de una nueva era glaciar

Quito
Elcomercio.com

Hollywood lleva a la pantalla la película 'El día después de mañana', una historia apocalíptica sobre los peligros de los cambios climáticos para la especie humana. El filme describe como bruscos y rápidos los cambios de temperatura en el planeta, cuando en realidad son más moderados y tardarán varias décadas o siglos.

De acuerdo con la película, el calentamiento global del planeta pudiera desencadenar un repentino y catastrófico cambio climático y, por lo tanto, aproximar al mundo a la nueva era glaciar. Pero la comunidad científica afirma que un fenómeno parecido al de la película ocurrió hace 13 000 años aproximadamente y provocó el fenómeno inverso, es decir, el fin de la era glaciar.

Según una publicación de la revista científica Science, las glaciaciones no volverán a la Tierra, al menos no tan pronto como lo pronostica el director de la película, Roland Emmerich. Hay varias razones para pensar así. Las concentraciones de efecto invernadero en la atmósfera prolongarán por lo menos 70 000 años la llegada de una próxima era glaciar.

Además, pueden incluso llegar a derretir los polos, lo que evitaría un nuevo enfriamiento del planeta. De acuerdo con la revista, la explicación pudiera estar en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, que actualmente es un tercio más alta que en cualquier otra época.

Para la mayoría de científicos, la consecuencia de estos cambios climáticos puede ser incluso más dramática, ya que si los glaciares de Groenlandia y la Antártida se derritieran por completo, habría aún menos probabilidades de vivir una nueva era glaciar.

Para Jean Denis Taupin, glaciólogo francés, que realiza investigaciones con el Inamhi, en varios glaciares ecuatorianos, es más factible pensar en un calentamiento del planeta que en un congelamiento.

El investigador asegura que la Tierra ya vivió una pequeña edad del hielo, un período más frío, que tuvo lugar entre los años 1 500 y 1 850. Según el libro 'La evolución de las especies', el científico Charles Darwin visitó la Tierra del Fuego, cuando esta última glaciación finalizaba y los glaciares retrocedían.

Lo que deja ver que el padre de la Teoría de la Evolución tampoco pudo presenciar la era glaciar. De acuerdo con Taupin, lo que se sabe es que a nivel de la Tierra, hace 4 000 años, hay diferentes ciclos de glaciación y de calentamiento global". Afirma que cualquier variación del sol impacta directamente sobre el clima de nuestro planeta.

De hecho, esta estrella permanece en un alto nivel de actividad hasta hoy y el clima mantendrá su actual estado cálido hasta que el sol se mueva otra vez a una fase más fría de su ciclo natural. Pero no solo este fenómeno natural calienta el planeta.

Según un informe de la revista 'Nature', la temperatura media de la Tierra se viene calentando desde 1840, año que coincide con el inicio de la revolución industrial. Paralelo a este fenómeno, el desarrollo industrial promovió el uso de gases nocivos para la capa de ozono, aerosoles y sustancias refrigerantes.

Según la Organización Meteorológica Mundial, el agujero detectado en las mediciones realizadas sobre la Antártida y en sus proximidades muestran que la capa de ozono tiene una superficie récord equivalente a los 28,2 millones de kilómetros cuadrados.

Este fenómeno calienta aún más el planeta. Laureano Andrade, PhD en Hidrología, dice que una de las secuelas más notorias de estos cambios climáticos se muestra en el decrecimiento de los caudales de los ríos, al menos en Ecuador.

Andrade manifiesta que hay varias razones para preocuparse por los efectos de los cambios climáticos y pone un ejemplo. En los páramos, puntualiza, se presentan cambios en los ciclos del agua que, al parecer, están ligados al aumento de la temperatura.

Andrade revela que las tierras altas producen cada vez menos caudal, lo que afecta en forma directa a los sistemas de agua potable, riego y generación hidroeléctrica". Esta situación parece agravarse con el tiempo, ya que, según él, se prevé un importante incremento de la temperatura media de hasta cuatro grados centígrados, en los 30 a 40 años siguientes.

lunes, junio 07, 2004

Lo que quedaria del mundo tras un imaginario cambio climatico

Por Fernando Alonso Barahona

Sobre la película "El Día de Mañana"

Los impresionantes efectos especiales son el principal reclamo publicitario para una película con otras virtudes, como la humanidad de algunas escenas el caos de la destrucción total.

5 de junio. El científico Jack Hall está obsesionado con el calentamiento global de la Tierra y la posibilidad de una nueva era glacial. Las advertencias de la ciencia llegan demasiado tarde, un día Hall contempla cómo un bloque de hielo se desgaja de la Antártida. Después comienza a llover granizo, hay vientos huracanados, nieve en la India, frío y desolación por doquier. La catástrofe ha comenzado, el derretimiento de la capa de hielo polar pone al planeta al borde del precipicio. La evacuación de Nueva York comienza y con ella el caos y la muerte.

Roland Emmerich (StarGate, Independence Day, Soldado Universal) vuelve al cine de catástrofes en la estela de El coloso en llamas y San Francisco o Terremoto con una película que es como un "más difícil todavía" en el terreno de los efectos especiales. El esquema es el de las películas mencionadas: un drama humano envuelto y traspasado por la catástrofe que permite vivir casi en directo las glaciaciones, el frío helado asolando el mundo y, literalmente, el fin de nuestra civilización. Nada por cierto original a la vista de Deep Impact, la misma Independence Day o Armaggedon. Por otra parte, el escenario humano y los conflictos personales están a años luz de la maravillosa San Francisco de W.S. Van Dyke (1936), por poner el ejemplo más clásico y antiguo del film de catástrofes.

Mel Gibson rechazó el papel protagonista, lo que sin duda ha disminuido el impacto de la obra (ésa era la gran ventaja de Terremoto, contar con Charlton Heston y Ava Gardner encabezando el reparto), finalmente protagonizada por el más gris Dennis Quaid.

No faltan momentos brillantes: la búsqueda de medicamentos en un barco naufragado en las calles de Manhattan o ese plano impactante del incendio de la Biblioteca Nacional en el que un hombre salva una Biblia como símbolo de futuro y esperanza. En otro instante curioso un mendigo le enseña a un grupo de millonarios cómo se sobrevive en el frío y la indigencia. Estos detalles y la espectacularidad de los efectos especiales eleva la categoría de la película de Emmerich, siempre y cuando uno no entre en los absurdos debates políticos (o medioambientales) que algunos han querido construir. El día de mañana es un simple divertimento, sin más complicaciones, a la que cabe achacar la mediocridad del guión y de los personajes, pero a la que salva la grandilocuencia de las escenas espectaculares que convierten a Nueva York (símbolo del mundo civilizado) o a las históricas avenidas londinenses en un inmenso cementerio acuático.

El día de mañana [The day after tomorrow].
Estados Unidos, 2004.
Director: Roland Emmerich.
Guión: Roland Emmerich y Jeffrey Nachmanoff.
Fotografía: Eueli Steiger.
Música: Harald Kloser.
Con Dennis Quaid (Jack Hall), Jake Gyllenhaal (Sam Hall), Ian Holm (Terry), Emmy Rosum (Laura), Sela Ward (Lucy), Austin Nichols.
Don Francisco quiere operar crucero en la Antártida

Proyecto del internacionalmente conocido animador chileno contempla también un lujoso hotel en la Laguna San Rafael.

Santiago, Chile
05 Jun 2004
El popular animador chileno de televisión Mario Kreutzberger, "Don Francisco", apuesta a liderar el turismo en el extremo sur de América y, para ello, quiere a fines de este año operar un crucero que ofrezca viajes a la Antártida.

El proyecto, que también contempla la construcción de un lujoso hotel en Laguna San Rafael, en la región austral chilena, está encabezado por el famoso presentador del programa televisión "Sábados Gigantes" en sociedad con su familia.

Según informa hoy la prensa local, en la iniciativa no se descarta la participación del cantante español Julio Iglesias y del productor musical Emilio Stefan.

René Kreutzberger, hermano de Don Francisco, señaló al diario La Tercera que su familia ya compró y remodeló el ex rompehielos Piloto Pardo y que a fines de este año lo más probable es que el navío comience a ofrecer un ruta que abarcará los canales australes del extremo sur del país y concluiría en la Antártida.

"Dejamos solamente el casco y todo lo demás es nuevo, las cañerías y cables eléctricos", agregó, junto con precisar que el rompehielos tuvo un costo de 5 millones de dólares.

La apuesta del animador Mario Kreutzberger también incluye la construcción en un plazo de tres años de un lujoso hotel en la isla Nalcayec, situada al norte de la Laguna San Rafael.

"Sé que hablaron con Emilio Stefan", dijo René Kreutzberger, quien comentó que también ha expresado mucho interés en el proyecto Julio Iglesias.

La Laguna San Rafael es uno de los siete lugares chilenos que han sido declarados patrimonio de la biosfera, al igual que los parques nacionales de Fray Jorge, las Torres del Paine y Lauca.

Don Francisco se ha hecho famoso por ser el conductor de "Sábado Gigante", el programa de la cadena estadounidense Unisivion que en 2002 cumplió 40 años en el aire de manera ininterrumpida y tiene una audiencia calculada en más de 100 millones de personas en el mundo.

Fuente: EFE

sábado, junio 05, 2004

Exposicion sobre la Antartida en España

Desde mañana, sábado, 5 de junio, hasta el día 27 se podrá visitar una muestra sobre la Antártida en el Convento de San José, en la plaza Manu Leguineche. El horario es los sábados de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas y los domingos de 12.00 a 14.00 horas

Ésta es ya la tercera exposición en años consecutivos que se celebra en Brihuega y en la que se trata de divulgar y mostrar temas relacionados con el Medio Ambiente y sensibilizar de este modo a la sociedad.

Durante el recorrido por la exposición se pueden encontrar desde características del gran continente blanco, listado de especies, cómo se prepara una expedición científica y cómo se eligen los proyectos a desarrollar hasta la biología de unos de los pingüinos mejor estudiados por los ornitólogos españoles, su comportamiento o su ciclo reproductor. Se podrá disfrutar de paneles explicativos, así como esquemas, mapas y fotografías impresionantes de la Antártida y primeros planos de pingüinos, siluetas y figuras a tamaño real.

El próximo día 5 de junio a las 12 de la mañana (día de la inauguración), participará uno de los miembros expedicionarios de esta gran aventura e impartirá una charla sobre su experiencia. Durante este mes de junio la exposición abrirá los fines de semana al público y entre semana se harán visitas guiadas con los alumnos de Brihuega.

redaccion@lacronica.net

viernes, junio 04, 2004

Crean fundación para colaborar con,limpieza de la Antártida
Jueves, 3 de Junio de 2004, 7h42
Fuente: EFE

París, 3 jun (EFECOM).- El grupo francés de servicios Veolia Environnement presentó hoy su nueva fundación para agrupar todas las acciones que desarrolla en el terreno del mecenazgo, y que tendrá una dotación de cinco millones de euros anuales durante cinco ejercicios.
"Es mucho dinero y queremos que se gestione con rigor", subrayó en conferencia de prensa el presidente de Veolia, Henri Proglio, que subrayó que la creación de esta fundación "es un paso más, no una innovación" para la compañía, que tiene una tradición de actuaciones en el campo humanitario o de la preservación del medio ambiente.

Proglio subrayó que la de la fundación "no es una actividad que tenga vocación comercial", ni se ha constituido con vistas a los beneficios fiscales, y que los proyectos que se subvencionen "no se van a elegir en función de las ambiciones del grupo", y señaló que los países en los que se ha implicado en el pasado no son precisamente sus mercados de negocio.

No obstante, reconoció que esos cinco millones anuales invertidos de esa forma pueden ser mucho más eficaces que una campaña publicitaria para motivar a los empleados y crear imagen de empresa.

En cuanto al funcionamiento de la fundación, sus fondos se dedicarán exclusivamente a las acciones que financie, y no a gastos de gestión, y se concentrará en tres ámbitos, el primero la ayuda humanitaria, como ya lo ha hecho en el pasado (restablecimiento del agua corriente tras el terremoto de Bam en irán en enero).

El segundo terreno será "la solidaridad", lo que se traducirá en ayudas a iniciativas creadoras de empleo porque "somos una empresa de proximidad" por todo el mundo. Entre los ejemplos del pasado, está el soporte a un colectivo de la Costa Azul para el reciclaje de ordenadores que ha permitido la reinserción laboral de personas hasta entonces excluidas del mercado de trabajo.

El último campo de acción es la protección medioambiental, como la iniciativa llevada a cabo para la extracción de residuos que se habían acumulado en la Antártida.

Proglio insistió en que la vocación de la fundación no es permanecer de forma indefinida como donante en un proyecto, sino trabajar para el lanzamiento de aquellos que luego puedan seguir funcionando por su cuenta.

La fundación incluye un consejo de administración con cinco personalidades del exterior, entre las que está el escritor Claude Michelet, o el director de la ópera de París, Hugues Gall.

También tendrá un comité de selección de una quincena de personas para elegir los proyectos que subvencionará. EFECOM ac/mdo

jueves, junio 03, 2004

Abren al público archivos de Real Sociedad Geográfica de Londres

JILL LAWLESS
Associated Press

LONDRES - La Real Sociedad Geográfica de Londres, que ha enviado exploradores al polo Sur, en busca de las fuentes del Nilo y a la cima del Everest, ha abierto al público sus archivos, que incluyen algunas de las colecciones geográficas más amplias del mundo.

La sociedad, creada hace 174 años, ha construido un anexo a su sede central para brindar acceso por primera vez a unos 2 millones de documentos, desde mapas y libros hasta fotografías y objetos de exploradores famosos.

La directora de la sociedad, Rita Gardner, dijo el miércoles que el anexo, construido a un costo de 7 millones de libras (13 millones de dólares), había permitido trasladar los documentos del sótano del edificio, donde se encontraban en condiciones primitivas, a las habitaciones de clima controlado de la nueva ala.

A partir del martes, estudiantes, viajeros, maestros e investigadores podrán estudiar además el archivo de la sociedad en línea y pasar a una sala de lectura para examinar documentos que abarcan desde mapas del siglo XV hasta fotos y papeles de las primeras expediciones a la Antártida.

"Hay gente que murió produciendo esos mapas", dijo Pen Hadow, un explorador británico que ha viajado tanto al polo Norte como al Sur. "A uno se le pone la carne de gallina cuando piensa que la mano que dibujó ese mapa quizá sufrió de congelación porque pasó el invierno en la Antártida".

Muchos de los artefactos de la sociedad son mudos testigos de exploraciones legendarias.

Entre ellos figuran un gorro del doctor David Livingstone, que llevaba cuando fue descubierto por el periodista Henry Morton Stanley en las márgenes del lago Tangañika en 1871. Y el sextante portátil que llevó Charles Darwin en su barco bautizado The Beagle, o un bidón de oxígeno que portó Edmund Hillary en su ascenso al Everest en 1953.

La colección incluye fotos de la vida en Jamaica, Nepal e Irak a comienzos del siglo pasado, y mapas militares preparados para la invasión aliada a Normandía, en la última etapa de la Segunda Guerra Mundial.
__

En la internet:
Real Sociedad Geográfica: www.rgs.org
Medusas halladas bajo el hielo en la Antártida podrían ser una señal del cambio climático

BREMERHAVEN, Alemania (DPA). —Diminutas medusas halladas bajo el hielo en la Antártida podrían ser una señal del cambio climático, según el Instituto Alfred Wegener (AWI) de Investigación Polar y Marina de Alemania.

Un equipo de científicos integrantes de la reciente expedición del rompehielos alemán “Polarstern” descubrió por primera vez una especie de medusas, las salpas, que normalmente viven en aguas más cálidas, informó ayer miércoles un portavoz de AWI.

El “Polarstern” regresó ayer a Alemania tras una misión de unos siete meses en la Antártida.

Desde hace 30 años, científicos marinos y polares observan que las salpas llegan cada vez más cerca de la Antártida, con las corrientes cálidas procedentes del Océano Indico. En los 100 años anteriores estas medusas nunca habían sido halladas en una latitud tan al sur, dijo el biólogo Ulrich Bathmann.

Ahora se debe explicar el hecho de que aguas más cálidas llegan al límite del continente antártico.

Otro indicio del cambio climático es, según Bathmann, que cerca de la Antártida se encuentra menos plancton en el agua que en épocas pasadas. Esto se debería a un menor depósito de polvo de hierro en el océano antártico por la escasez de fuertes vientos y tormentas. El plancton necesita hierro para su crecimiento.

La reciente expedición del “Polarstern” volvió a demostrar la gran influencia de la Antártida en los fenómenos meteorológicos también en latitudes menores, dijo el vicedirector del AWI, Heinz Miller.