antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

lunes, agosto 30, 2004

Tecnologia espacial para construcciones en la Antartida

Casas Espaciales
29/08/2004 | Fuente: ESA

La idea de diseñar estos edificios -a los que la ESA llama ‘casas del espacio’- para su uso en la Tierra surgió tras el terremoto que en 1999 asoló la región de Izmit (Turquía) en 1999. “Entonces empezamos a preguntarnos si nuestra avanzada tecnología desarrollada para su explotación espacial podría proporcionar protección completa contra los terremotos”, explica Fritz Gampe, uno de los integrantes del Programa de Transferencia de Tecnologías (TTP en sus siglas en inglés) de la ESA en la página web de la agencia europea.
“El objetivo inicial”, prosigue Gampe, “era usar los mismos materiales ultraligeros que la ESA utiliza a bordo de sus naves para grandes estructuras, antenas y paneles solares, para fabricar estructuras ligeras (...) capaces de soportar fuertes terremotos”. El resultado de las investigaciones es una estructura semiesférica –una de las formas más estables- que se posa sobre el suelo con varias ‘patas’ que aíslan al edificio de los movimientos que se producen bajo ella.

El diseño actual puede soportar así las vibraciones que causa un terremoto de hasta 7 grados en las escala Richter, avalanchas de lodo de hasta tres metros y vientos de hasta 220 kilómetros por hora. Además, estas casas están diseñadas para funcionar autónomamente, gracias al uso eficiente de la energía solar y de sistemas de reciclado y limpieza del agua. El edificio podría incluir en el futuro otra idea novedosa, un sistema que elimina del aire del interior del habitáculo los patógenos microscópicos.

Todos estos factores han hecho que Alemania se interese por el proyecto de la ESA, pues para instalar un centro de investigación en la Antártida es necesario cumplir con ciertos requisitos medioambientales y ser capaces de construir edificios que soporten las duras condiciones climatológicas de esta parte del globo. De instalarse finalmente, la ‘casa del espacio’ permitiría un funcionamiento normal en el centro alemán, llamado ‘Neumayer-III’, sin hundirse en el hielo, y su retirada sería mucho más sencilla que la de los edificios que normalmente se instalan en la Antártida.

Si todo marcha según los planes previstos, ‘Neumayer-III’ sustituirá a ‘Neumayer-II’ en 2008, un proyecto para el que el ministro de Educación e Investigación alemán ha destinado ya un presupuesto de 26 millones de euros. Pero la ESA cree que su invento tiene un mercado más amplio que el reino del hielo. A través del TTP, la agencia espacial ha invertido los recursos necesarios para desarrollar el concepto inicial y preparar la base tecnológica, pero el próximo paso será construir una ‘casa espacial’ que demuestre su amplio potencial comercial. “Muchas de las tecnologías espaciales han proporcionado originales soluciones a problemas de la Tierra”, afirma Pierre Brison, director del TTP.

Más Información en
http://www.esa.int/esaCP/SEM7TWW4QWD_Spain_0.html
http://www.cadenaser.com/articulo.html?xref=20040826csrcsrtec_5&type=Tes
http://www.laflecha.net/canales/ciencia/200408291/

sábado, agosto 28, 2004

Observaciones satelitales, permiten descubrir crateres antarticos

Se descubren cráteres en la Antártida
25/Ago/04
http://axxon.com.ar/not/141/c-1410137.htm

(Astroseti) Utilizando la nueva tecnología de los satélites, los científicos realizaron mapas de enormes cráteres escondidos debajo de la capa de hielo de la Antártida. Los cráteres pudieron ser provocados por un asteroide entre 5 y 11 kilómetros de diámetros que se desintegró en la atmósfera, por una serie de cometas o por fragmentos de cometas.

Los impactos procedentes del espacio crearon múltiples cráteres en un área de unos 1.092 por 3.862 kilómetros.

Los científicos comentaron en una conferencia durante esta semana que los impactos ocurrieron hace unos 780.000 años durante una edad de hielo.

Cuando ocurrieron los impactos, habrían fundido el hielo superior y se habrían introducido en las capas de la corteza interna.

Deshielo por el impacto

El impacto habría provocado un deshielo de cerca de un 1% de la capa de hielo, elevando el nivel del agua en todo el planeta en unos 60 centímetros.

La investigación sugiere que un asteroide del tamaño del que se ha culpado por la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años, pudo haber golpeado a la Tierra en época relativamente reciente.

Los primeros humanos podrían ya haber estado viviendo en Africa y en otras partes del Viejo Mundo en el momento de los impactos.

Pero los impactos debieron de ocurrir durante una era glacial, de manera que las mareas de las olas habrían sido debilitadas por el efecto estabilizador de los icebergs en el océano.

Los cráteres fueron descubiertos utilizando los datos cartográficos del satélite, mediante anomalías de la gravedad bajo la capa de hielo.

expedición científica chilena al polo sur

expedición científica chilena al polo sur
Fuente :Orbe
28 agosto 2004
http://www.lasegunda.com/

El Ministerio de Defensa Nacional ha coordinado los esfuerzos de las Fuerzas Armadas y el Centro de Estudios Científicos de Valdivia (Cecs) para hacer posible la primera expedición científica terrestre realizada por investigadores de un país de América Latina hasta el Polo Sur, en noviembre y diciembre de este año.

Además, se llevará a cabo la segunda exploración aérea sobre la Península Antártica y Campo de Hielo Patagónico Norte, la cual utilizará sensores de alta tecnología montados a bordo de una aeronave de la Aviación Naval.

Así lo anunció la ministra de Defensa Nacional, Michelle Bachelet, acompañada por los Comandantes en Jefe del Ejército, general Juan Emilio Cheyre; de la Armada, almirante Miguel Angel Vergara; de la Fuerza Aérea, general Osvaldo Sarabia, y el director del Centro de Estudios Científicos de Valdivia, Claudio Teitelboim.

La expedición al Polo Sur contará con el aporte del Ministerio de Defensa, el Ejército de Chile, la Fuerza Aérea y el Cecs; en tanto, la exploración áerea es un esfuerzo de la Armada de Chile, el Cecs y la Nasa.

La finalidad de estas investigaciones es verificar la respuesta de las masas glaciares al cambio climático global. Ya en el 2002, en una primera experiencia conjunta entre el Cecs, la Nasa y la Armada de Chile, se comprobó un adelgazamiento de los hielos y se confirmó, de esta manera, que algunos glaciares antárticos están reaccionando al calentamiento global de una manera más acelerada que lo previsto en estudios anteriores.

Siendo la Antártica una de las regiones más sensibles al cambio climático y teniendo una influencia crítica en la circulación atmosférica y oceánica del planeta, el estudio de sus glaciares es fundamental para estimar tendencias y predecir impactos futuros.

Ambas expediciones dan cumplimiento a la política antártica definida para el sector de la Defensa Nacional y sus instituciones y materializan, una vez más, los propósitos del Convenio suscrito entre el Ministerio de Defensa Nacional y el Centro de Estudios Científicos de Valdivia durante el período del ministro Edmundo Pérez Yoma.

DE PATRIOT HILLS AL POLO

La expedición terrestre, que hará un recorrido entre Patriot Hills y el Polo Sur, permitirá estudiar con mucho detalle aspectos como el balance de masa de los glaciares, el espesor y estructura interna del hielo y los cambios sucesivos en la acumulación de nieve, cuyo registro se obtiene con la extracción de ’’testigos de hielo’’ (cilindros de un largo aproximado de 50 metros), tarea en la que se utilizará un taladro electromecánico especializado.

Esta travesía se enmarca dentro de una iniciativa científica internacional denominada Itase (International Trans-Antartic Scientific Expedition), cuyo objetivo es estudiar, a lo largo de trayectos de miles de kilómetros, los cambios climáticos y de química atmosférica registrados en los últimos cientos de años en el Continente Helado, a partir de la extracción de testigos de hielo someros.

En el proyecto Itase, además de Chile, participan Estados Unidos, Japón, China, Noruega, Rusia, Francia, Italia, Suecia, Reino Unido, Australia y Nueva Zelandia. Así, Chile se incorpora como primer país de América Latina, con medios propios, al grupo de naciones capaces de enfrentar este tipo de desafíos.

La travesía será apoyada desde la Estación ’’Teniente Parodi’’, que la Fach activará en la zona de Patriot Hills. ésta se sitúa en Lat. 80ø S, Lon. 81ø W, a 800 metros sobre el nivel del mar. La ubicación de la estación base en los montes Patriot Hills fue elegida porque existe una pista de hielo apropiada para la operación de aeronaves con ruedas.

Los equipos y personal de la expedición serán transportados el 2 de noviembre desde Punta Arenas a Patriot Hills en un avión Hércules C-130 de la FACH y un avión Ilyushin IL-76 de la empresa privada ALE (Antarctic Logistics and Expeditions), arrendado por el Cecs. La Fach, además, mantendrá en Patriot Hills dos aviones Twin Otter destinados a atender emergencias durante la expedición.

La distancia entre Patriot Hills y el Polo Sur es de mil 084 Kilómetros. Los expedicionarios del Ejército de Chile y del Cecs deberán ascender desde los 800 metros de altitud de la base hasta los 2 mil 835 metros sobre el nivel del mar en el Polo. La ruta presenta grietas y otros obstáculos en el sector cercano a los montes Thiel (Lat. 85ø S), en la transición entre la Antártica Occidental y Oriental. También es necesario considerar la presencia de sastrugis (dunas de nieve) a lo largo del trayecto, los cuales pueden alcanzar un metro de alto.

El Ejército y el Cecs han seleccionado un tractor TL-6 de la empresa Berco de Suecia para la travesía. El vehículo fue adquirido con fondos presupuestarios del Ministerio de Defensa Nacional y el Ejército de Chile. Sus principales características son una gran capacidad de tracción (20 toneladas), un reducido consumo de combustible, una gran capacidad de operación en ambientes fríos, un amplio espacio de cabina y un volumen y un peso reducidos, compatibles con la capacidad de las aeronaves que se emplearán.

Durante la travesía al Polo Sur se llevarán a cabo mediciones de glaciología, geodesia, geofísica y meteorología. Con este propósito, se instalarán en el tractor; un radar para medir acumulación de nieve, un radar para medir la profundidad del hielo, un receptor GPS para determinar la posición del tractor en cada segundo y la topografía superficial del glaciar a lo largo de la travesía y un taladro electromecánico para la extracción de testigos de nieve y hielo.

El personal del Ejército será un oficial logístico, un ingeniero geomensor, un clase conductor y mecánico, dos clases montañeses y un técnico geomensor.

Por su parte el de la Fuerza Aérea, incluirá seis oficiales pilotos, cuatro tripulantes del cuadro permanente, tres especialistas, un comando de aviación, un enfermero, un cocinero, un especialista en terreno nevado, dos radio operadores, dos especialistas en control de tránsito aéreo y un meteorólogo.

Los investigadores del Cecs, que concurrirán son un glaciólogo y un ingeniero geodésico.

En la travesía terrestre al Polo Sur participarán, del Ejercito un oficial director operativo, un oficial geógrafo, un oficial médico, un ingeniero geomensor, dos clases conductores y mecánicos y del Cecs, un director científico, dos glaciólogos, un ingeniero radarista, dos científicos asistentes y un cocinero.


alerta por desprendimientos de la Antartida

Un científico chileno dirigirá una expedición para estudiar la alerta de que un trozo de la Antártida caiga al mar, provocando el enfriamiento del agua y la subida del nivel del mar
EUROPA PRESS
25 agosto 2004
http://www.elmundo.es/elmundo/2004/08/25/ciencia/1093450628.html

SANTIAGO (CHILE).- El científico chileno Claudio Teitelboim, doctor en física y Premio Nacional de Ciencias, considera que "existe una probabilidad no menor de que un pedazo grande de la Antártida caiga al agua y, si eso pasa, hay un efecto más o menos cataclísmico, ya que representa un cambio de temperatura y subida del nivel del mar", según afirmó al diario 'La Segunda'.

Teitelboim partirá hacia el continente helado para comprobar el estado del hielo de la Antártida y su respuesta a los cambios climáticos en los últimos 200 años, la influencia del continente sobre el clima, la temperatura de los océanos y el acelerado ascenso del nivel del mar como consecuencia del ascenso de temperaturas en el mundo. La expedición saldrá a final de año desde Patriot Hills en una investigación que supone un "hito" en la historia de Chile.

Un total de 12 científicos y militares acompañarán al reconocido doctor en su investigación en el Polo Sur, para la que ya han comenzado un riguroso entrenamiento. 1.084 kilómetros por delante y dos millones de dólares para la expedición son las cifras que se van a manejar.

La expedición contará con un tren mecanizado que será remolcado por un tractor, el cual dispone instrumentos para determinar los cambios de clima de los últimos dos siglos. De esta manera, se podrá observar cómo ha ido cambiando el hielo y cuánto de aguda puede ser la inestabilidad. "Esto se hace con un radar, sin sacar muestras", subrayó Teitelboim.

"El grado de inestabilidad de la Antártida es bastante mayor de lo que se pensaba". El científico, que aseguró que el cambio climático es uno de los grandes problemas del planeta, destacó la "importancia central" de la Antártida porque es "muy sensible" a los cambios climáticos, ya que es un continente extremo y hecho de un solo material, algo que lo convierte en "testigo y actor" de esos cambios.

lunes, agosto 23, 2004

Guerra Fria

EL LAGO VOSTOK: UN TUBO DE ENSAYOS GIGANTESCO
Guerra fría en el hielo
Por Esteban Magnani
Publicado en Página 12
http://www.pagina12web.com.ar/
23 agosto 2004

La disputa que envuelve a científicos de varios países pero, sobre todo, rusos y estadounidenses, es complicada aunque no parece que vaya a terminar en nada comparable con la Guerra Fría. En este caso la discusión no pasa por si el capitalismo o el comunismo es el mejor sistema para la humanidad, sino por saber si hay vida en el gigantesco lago Vostok que se encuentra en las profundidades de la Antártida.
La discusión tiene su relevancia ya que los estudios que se están haciendo en el lago –que está cubierto por una gigantesca capa de hielo de kilómetros de espesor y no tiene contacto con la atmósfera desde hace unos 15 millones de años– amenazan con contaminarlo con microbios externos. Mientras el debate sigue, los rusos, luego de perforar cerca de 4 km de hielo, amenazan con recorrer los últimos 130 metros que llevan a la superficie líquida del lago. Los dilemas en torno del Vostok no son pocos y uno no menor es que se trata de una de las pocas fronteras hacia lo desconocido que existe para la ciencia humana en nuestro planeta: es uno de los escasos secretos vírgenes que parece reservar la Tierra.
Hay ciertos experimentos que hechos con rigurosidad llevarían toda la vida no ya de un científico, sino de toda la existencia de la humanidad. Justamente, el valor del lago Vostok es el de ser un tubo de ensayo natural tan aislado como si estuviera en un laboratorio, en el que se puede comprobar la versatilidad de la vida. Pese a que en la escuela enseñan que el comienzo de cualquier cadena ecológica está en el Sol, en realidad existen varias excepciones, como la que proviene de unas cuevas cercanas al Mar Negro, en Rumania. Allí, pese a su aislamiento del exterior, se encontraron microbios que vivían de la síntesis de elementos –a priori, tan poco amigables con la vida– como el azufre. Este tipo de hallazgos abre las esperanzas de que a más de 4 km debajo del hielo antártico la vida demuestre, una vez más, su creatividad (y la teoría de la evolución, su poder, lo que es prácticamente lo mismo).

Un lago escondido
En 1957 los rusos (entonces soviéticos) instalaron una base en la Antártida, muy cerca del Polo Sur y a unos mil kilómetros de la costa más cercana; allí se registró la temperatura atmosférica más baja de todos los tiempos: -89º C. En 1970 un avión inglés que sobrevolaba la región detectó que bajo la costra de hielo antártico había una masa enorme de agua. Veinte años más tarde los satélites confirmaron que, efectivamente, había un gigantesco lago de más de 14.000 km2 y hasta 800 metros de profundidad. Los estudios subsiguientes indicaron que hace unos 25 o 15 millones de años, cuando la Antártida terminó de separarse de América del Sur y quedó aislada térmicamente a causa de las corrientes marinas, la depresión que hoy forma el lecho del lago acumuló hielo lentamente hasta alcanzar varios kilómetros de espesor. El hielo inferior comenzó a derretirse gracias a que el manto de hielo retuvo (y retiene aún) el calor proveniente del centro del planeta o, posiblemente, de aguas termales. Hasta allí todos los científicos están más o menos de acuerdo.Lo que sí es materia de discusión es la posibilidad de que allí abajo, escondida del Sol, en un agua probablemente saturada por el oxígeno, con una presión inimaginable y con temperaturas terriblemente bajas, pueda existir algún tipo de vida, ya sea totalmente original o que haya evolucionado en formas inesperadas. La controversia ha paralizado a un equipo internacional de investigadores que lleva más de una década perforando el hielo para estudiar cómo fue el clima de los últimos cientos de miles de años y cuyas evidencias se “congelaron” en aquel entonces. Ahora, cuando el agujero llega muy cerca de la superficie del lago, se ha generado una división entre quienes quieren seguir y quienes no. La causa es una muestra obtenida de las profundidades heladas que, se cree, fueron alguna vez agua líquida del lago y donde se encontró un puñado de microbios; según los expertos rusos y franceses, provienen de las perforadoras o de las 50 toneladas de kerosene que se utilizan para evitar que el agujero vuelva a cerrarse. Como prueba más fehaciente del origen externo de los microbios citan que la vida en semejantes condiciones es imposible, algo que, justamente, discuten sus opositores, sobre todo norteamericanos para quienes no sería ni mucho menos, el primer caso de bacterias extremófilas, es decir, que se adaptaron a condiciones supuestamente imposibles para la vida. De hecho si se descubriera que allí no reside ninguna forma de vida, se trataría del primer caso de tal ausencia en agua. Lo llamativo es que ambos grupos encuentran la misma evidencia para sostener hipótesis opuestas.

Todos quieren el tubo
Los rusos insisten en seguir con el poco “ecológico” sistema de perforación y aseguran que, aun en el caso de que haya vida, no hay peligro de contaminarla ya que la presión misma del lago impediría que ningún fluido se mezcle con el agua. Por otra parte la NASA ha decidido meterse en el asunto: las características de temperatura y presión del lago son prácticamente las mismas que las del satélite de Júpiter llamado Europa, uno de los objetos que planean investigar en busca de vida. La agencia norteamericana ofreció un pequeño excavador llamado “cryobot” que pensaba probar en los polos marcianos y que derrite el hielo a su paso mientras se autoesteriliza, es decir, ideal para meterse en las entrañas de la Antártida sin contaminar las muestras. El pequeño investigador robot ya se metió a unos 20 metros de profundidad en una isla noruega y está en lista de espera para una misión que lo deposite en el polo marciano.
Muchos más están queriendo aprovechar el gigantesco tubo de ensayos que es el lago Vostok para contrastar sus propias teorías y disciplinas y quieren que los rusos se detengan hasta que se consensúe un mecanismo de perforación más aséptico. Lo ideal para los menos ansiosos es esperar hasta el Año Polar Internacional de 2007/8, en el que se apunta a estimular fuertemente la investigación en el continente blanco. El que realmente aproveche la ocasión será sin duda un privilegiado por poder utilizar un tubo de ensayos de semejante escala.

XV Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos (Rapal)

Reunión para tratar sobre comisiones en Antártida
Agosto 20, 2004

Del 21 al 24 de septiembre de 2004, la ciudad de Guayaquil, será sede de la XV Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos (Rapal), que organiza el Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar). Participarán representantes de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay.

El motivo de este encuentro anual, según el Inocar, es analizar la presencia de los países sudamericanos en la Antártida; propiciar, fomentar y coordinar la participación de científicos y técnicos e intercambiar información antártica entre los países de la región.

En la reunión también se hablará sobre cómo aprovechar las capacidades de la región en los campos científico, logístico, operativo y jurídico; y armonizar las legislaciones internas de cada nación tendientes a una mayor cooperación antártica.

La reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos la organizaban inicialmente Argentina, Chile y Uruguay, indica en la invitación al evento el Inocar. En 1990 la cita se trasladó a países sudamericanos como Brasil, Ecuador y Perú.

El Ecuador se hizo miembro de la Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos desde 1990. En 1992 y 1998 el país fue, asimismo, sede del encuentro, cuyas actividades se realizaron en la capital.

La cita, en esta ocasión, se desarrollará en el hotel Ramada de Guayaquil, anotó la institución.

La reunión está abierta específicamente a científicos que intervinieron en expediciones a la Antártida. Pero también puede asistir el público en general. Mayores informes al teléfono 248-1300, ext. 1110 - 1105.

excursiones turisticas a la Antartida

Comienzan las excursiones turísticas a la Antártida
http://www.elindependiente.com.ar/
23 de agosto 04

Buenos Aires, (Télam). La motonave Ushuaia, un barco oceanográfico de investigaciones científicas, realizará esta temporada nueve expediciones turísticas hasta el continente Antártico, programa que se iniciará en noviembre y culminará en marzo de 2005.
Ver la noticia completa en http://www.elindependiente.com.ar/archivo/
noticias_v.asp?29731

viernes, agosto 20, 2004

Meteoritos en la Antarida

La Tierra fue bombardeada por asteroides en Edad de Hielo
publicado en DiarioHoy.net
La Plata, Argentina - 20 de Agosto de 2004

La Tierra fue bombardeada por cientos de asteroides durante la Edad de Hielo, por lo que la superficie de la Antártida quedó llena de cráteres por los impactos, se informó hoy durante una reunión del Congreso Internacional Geográfico, en Glasgow.

Utilizando tecnología satelital un grupo dirigido por el profesor Frans van der Hoeven, de la Universidad de Delft (Holanda), halló enormes cráteres escondidos en el hielo antártico.

Según Ven der Hoeven, los cráteres fueron provocados por el impacto de asteroides de entre 5 y 11 kilómetros de diámetro o por una ráfaga de meteoritos o fragmentos de cometas.

Los impactos, que los científicos estiman ocurrieron hace 780.000 años fueron hallados con información satelital que registró anomalías de gravedad bajo las capas de hielo antártico en un área de 1.092 por 3.862 kilómetros.

"Cuando los asteroides golpearon la Tierra debieron descongelar el hielo y atravesar la superficie terrestre, formando cráteres inmensos y ripios de grandes magnitudes", consideró Van der Hoeven.

A su vez, el descongelamiento de alrededor del 1 por ciento de la Antártida provocó el aumento del nivel de los mares en 60 centímetros.

El científico explicó que el mismo tipo de meteoritos que provocó la muerte de los dinosaurios hace 65 millones de año, "habría impactado en el planeta hace relativamente poco tiempo".

"Durante ese último período de impactos por asteroides, estamos hablando de 780 mil años atrás, especies humanas primitivas habrían poblado partes de África y otras partes del Viejo Mundo", explicó el científico.

A los 85 años Edmund Hillary visitará la Antártida

Christchurch (Nueva Zelanda), 19 ago (EFE)- Sir Edmund Hillary, el primer hombre que conquistó el Everest junto al sherpa Tensing Norgay, planea volver a la Antártida a sus 85 años, y más de medio siglo después de su primera expedición al continente helado.
Según informan hoy los medios locales, el veterano explorador neozelandés tomará parte a finales de año en un documental en la Base Scott, establecida en 1956 con los esfuerzos de Hillary y el Gobierno de Nueva Zelanda.
Además, la estancia servirá para recordar el veinticinco aniversario del accidente sufrido por un avión de las líneas áreas neozelandesas en el monte Erebus, cerca de la Base Scott, y que costó la vida a 257 personas.
En el siniestro, ocurrido el 29 de noviembre de 1979, falleció el explorador Peter Mulgrew, con cuya viuda se casó Hillary tras perder a su primera esposa en un siniestro aéreo sucedido en 1975 en Nepal.EFE hg/jm/MLM.

publicado en:
http://www.terra.com/deportes/articulo/html/fox123857.htm
http://www.marca.com/edicion/noticia/0,2458,523297,00.html

Apuestas desde la Antartida

Telebingo desde la Antártida
Diario Provincia 23 Tierra del Fuego (RA)
20 ago 2004

...
Ahora, el desafío va mucho más allá. Page anuncia que tiene en vista una edición del juego familiar directamente desde la Antártida.
Al respecto, el funcionario precisó que el instituto ya fue autorizado por las Fuerzas Armadas y por la Cancillería argentina, restando la venia de la Dirección Nacional del Antártico, que está siendo gestionada para poder realizar esta trasmisión.
Carlos Page también anunció que para el próximo año se podrá participar de los distintos juegos provinciales a través de un servicio en Internet. Este mecanismo debió ser postergado por falta de presupuesto, que ahora será peticionado al ministerio de Economía.

Ver la información completa en:
http://www.p23.com.ar/index.php?s=WWW24u1cry3wv0i3e$$diarios/veo$WWW50qukupbmej1s

jueves, agosto 19, 2004

Limpieza antartica

Deutsche Welle
18 ago 04
http://www.dw-world.de/

Más de 300.000 toneladas de basura se han acumulado en la Antártida, según calculan organizaciones defensoras del medio ambiente. Australia es el primero que comenzó a llevarse sus desperdicios del continente helado.

El hombre ya está dejando su huella en la Antártida, el único continente impoluto de este mundo. Las bases que mantienen allí diversos países, con fines científicos, generan desperdicios como cualquier asentamiento humano. Baterías usadas, plástico, materiales de construcción, neumáticos y hasta tambores de petróleo se vienen acumulando desde hace años. Los expertos estiman que actualmente hay unas 300 mil toneladas de basura sobre los hielos eternos del sur.

Limpieza costosa

Hacer limpieza en la Antártida no es tarea fácil. El desafío logístico es enorme, ya que la región es de muy difícil acceso. Por lo tanto, también los costos resultan extremadamente elevados. No obstante, se trata de una tarea imprescindible, como lo han demostrado los ecologistas. Fue Greenpeace el que hizo sonar las campanas de alarma a fines de los años 80. En 1998 se firmó, finalmente, un acuerdo de preservación del medio ambiente en el sexto continente, conocido como el Protocolo de Madrid. En él, los signatarios del Tratado Antártico se comprometen a proteger el entorno ecológico de la región.

La mayoría de los países intenta atenerse a las disposiciones y retirar sus desperdicios. Australia ha sido el primero en enviar contenedores llenos de basura de regreso a su territorio. Cada transporte por barco tiene un costo de aproximadamente un millón de euros. Además, el país se ha propuesto eliminar en las próximas dos décadas todos los residuos que se han acumulado con los años. Otras naciones se disponen a seguir el ejemplo.

Pasos concretos

Igualmente importante es velar por generar sólo un mínimo de residuos. "Hoy en día separamos nuestra basura y reciclamos lo más posible", explica Chris Patterson, director del proyecto australiano de limpieza. Agrega que "el vidrio se retira separado de las latas de conserva, piezas de aluminio u otros metales, y ahorramos donde podemos en material de embalaje".

También los alemanes se están esmerando. La Oficina Federal del Medio Ambiente debe supervisar que se cumplan las disposiciones y autorizar todas las actividades germanas en la Antártida. Por ejemplo, todas las empresas que planeen un viaje al continente helado deben pedir un permiso especial. Esto es necesario ya que, como explica uno de los encargados, "al margen de la investigación, el turismo está cobrando una creciente importancia". Pero también los científicos tienen que dar cuenta de todos los materiales que se proponen llevar para desarrollar sus proyectos. Además, durante su permanencia allí, deben escribir una especie de bitácora, especificando qué desechos se han producido y cuándo y en qué lugar se depositaron. Porque hay que impedir, a toda costa, que la Antártida se convierta en basurero.

lunes, agosto 16, 2004

Film de ciencia ficcion basado en misterios antarticos

16/Ago/04
Estrenan pelicula de Ciencia Ficción: Alien vs. Depredador
http://www.mural.com/gente/articulo/407625/
Culturas americanas y mortales extraterrestres, todos juntos

Las conexiones misteriosas entre pueblos antiguos son tema frecuente de la ciencia ficción y también de una corriente de "pseudo arqueología" que fabrica libros sin cesar. Son temas que no se dejarán de transitar por la simple razón de que les reditúan muy bien a los que los explotan. En la literatura de ficción y en los libros pseudo científicos se han "encontrado" conexiones entre los antiguos pueblos de Egipto y Tenochtitlán; China y los Olmecas; otra vez Egipto y los antecesores de los Incas; los Vikingos y varios pueblos de América; incluso la Atlántida se ha propuesto en el altiplano de Bolivia.

Hollywood no es insensible a esto. Ya hemos vistos algunos resultados en Stargate, que pintan bien al principio de la película, pero... Para el director y guionista Paul W.S. Anderson, encargado del resonante choque entre dos monstruos terribles del cine, Alien y Depredador, el vínculo de las culturas antiguas va más allá del planeta Tierra.

En Alien vs. Depredador, cinta que se acaba de estrenar en EEUU, se plantea una posible conexión entre los seres extraterrestres que protagonizan el nuevo emfrentamiento con las culturas azteca, egipcia y camboyana.

En la película, una antigua pirámide enterrada en el hielo de la Antártida, que fusiona estilos arquitectónicos de dichas civilizaciones, resulta ser un criadero de Aliens manejado por Depredadores.

"Alien vs. Depredador introduce mucha mitología, pero está más relacionada a la historia de la Tierra que con las cintas anteriores de estos personajes", comenta Anderson en las notas de producción del filme.

La cinta no ubica la confrontación de los personajes en el futuro, sino en octubre de este año, fecha en la que un grupo de científicos supuestamente encontrará y explorará el poliedro.

En esta edificación pueden apreciarse inscripciones, esculturas y construcciones que retoman elementos no sólo aztecas sino también de las culturas mesoamericanas, como glifos mayas y gigantes toltecas.

Una de las secuencias deja ver un rostro similar al del hombre de la lápida de Pakal, pero colocado en forma reverencial ante un extraterrestre.

Es decir, la cinta plantea una hipótesis imaginaria del origen y desarrollo de algunas culturas antiguas, gracias a la llegada de Aliens y Depredadores.

"Esta idea me llegó por primera vez cuando vi el interior de la nave de Depredador 2, que tenía diseños aztecas, y eso me llevó a pensar en la influencia que los Depredadores, como especies alienígenas, podrían tener en las culturas humanas primitivas", explica el director.

Alien vs. Depredador se desarrolla en tiempo y espacio diferente a los de las demás cintas, por lo que no aparecen los personajes que interpretaron Sigourney Weaver o Arnold Schwarzenegger, protagonistas de Alien: El Octavo Pasajero y Depredador.

miércoles, agosto 11, 2004

sonidos antarticos

Los sonidos antárticos son la base de un programa musical que fomenta el aprendizaje de los jóvenes. Los ecos que captan los radiotelescopios desvelan los secretos del cosmos. La música de la Naturaleza se ha convertido en una gran aliada de la Ciencia.
Ver la nota completa en: http://www.elimparcial.com/edicionenlinea/notas/
cienciaytecnologia/20040809/87550.asp

martes, agosto 10, 2004

Museo flotante, "Ushuaia, puerta a la Antartida"

Museo Flotante hasta el 30 de agosto 2004, en Bilbao

Los muelles del Museo Marítimo Ría de Bilbao acogen desde hoy y hasta el próximo 30 de agosto el 'Ice Lady Patagonia', un rompehielos remolcador argentino de 43,30 metros de eslora que reúne dos exposiciones sobre la Patagonia y la Antártida.

Los visitantes podrán encontrar en las bodegas del buque la muestra 'Ushuaia, puerta a la Antártida', mientras que en el interior del museo se expondrá 'Artistas del Fin del Mundo', que recoge la obra fotográfica de nueve artistas argentinos contemporáneos. Esta última permanecerá del 10 al 29 de agosto en horario de diez de la mañana a ocho de la noche. El precio del billete para visitar el barco y la exposición que lleva a bordo será de un euro.

Ver más en
http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20040809151220&tabID=1&ch=102
http://servicios.elcorreodigital.com/vizcaya/pg040809/actualidad/vizcaya/
200408/09/ECD_icelady.html

Finaliza muestra antartica en Mendoza (RA)




La Antártida en Mendoza

Se realizó en el Museo Regional y Americanista Saenz Peña 1000 de Luján de Cuyo una exposición de fotos, cuadros y equipos utilizados en Base Marambio; proyecciones de documentales y videos educativos; conferencias, debates y comunicación radial diaria con el Continente Blanco

Aumentar / reducir tipografía
Imprimir
Enviar a un amigo
Agregar a seguimiento
Agregar a mis artículos
Ver notas más populares










Finalizó muestra Antártica en Mendoza (Argentina)
10 de agosto 2004
http://www.infobae.com

Se realizó en el Museo Regional y Americanista Saenz Peña 1000 de Luján de Cuyo una exposición de fotos, cuadros y equipos utilizados en Base Marambio; proyecciones de documentales y videos educativos; conferencias, debates y comunicación radial diaria con la Base Antártica.
Durante la inauguración, dieron sus palabras alusivas el Presidente de la Agrupación Antárticos de Mendoza, Suboficial Principal Juan José Cipolla.
Luego habló el Intendente Municipal de Luján de Cuyo, Doctor Omar De Marchi y a continuación el Doctor Juan Carlos Luján, Suboficial Mayor (R) de la Fuerza Aérea, Expedicionario al Desierto Blanco quien fue integrantes de la Patrulla Soberanía, fundadora de la Base Marambio de la Antártida Argentina quien recibió de manos del Señor Intendente el decreto que lo designa como "Huésped de Honor de Lujan de Cuyo".
La banda hizo sonar sus acordes y en el cielo sobrevoló una escuadrilla de aviones de la IV Brigada Aérea.
Luego se abrió una exposición de artesanías regionales y se mostraron fotos
históricas de la Base Marambio y Equipos utilizados en la Base y el Avión
"Morane Saulnier".
Se realizaron comunicaciones radiales con el personal de las Bases Antárticas
Argentinas y se proyectaron documentales y videos educativos.
Ese mismo día el Dr. Juan Carlos LUJAN, expuso sobre el "Testimonio de la
fundación de la Base Marambio y el accionar de la Patrulla "Soberanía".
Se organizó además, un ciclo de conferencias en la que el Orador fue el
Profesor Titular de la cátedra técnica de Geografía Técnica de la Universidad
Nacional de Cuyo, Licenciado Geógrafo Daniel Roberto Cobos, perteneciente al Instituto Argentino de Nivología y Glaciología (I.A.NI.GLA.) del CRICYT.
Hubo durante la muestra, una Charla/Debate en la que los testimonios estuvieron a cargo de Combatientes de Malvinas y se proyectaron documentales con videos.
Expusieron el Comodoro (R) Eduardo García Puebla, el Suboficial Principal Raúl Antonio Soto, Cabo Mario Molina y los soldados Omar Montenegro y Eduardo Felipe González.
Ese mismo día en la Universidad Aconcagua el Dr. Juan Carlos Lujan, expuso su "Testimonio de la fundación de la Base Marambio y el accionar de la Patrulla
"Soberanía".
También se realizó un Ciclo de Conferencias en la que el orador fue el
Profesor Rolando Lucero (Especialista en Geopolítica y Master en Geografía) y
expuso sobre "Geografía Antártica".Además, el Dr. Alberto José Aristarain (Doctor en Geofísica y Geoquímica del Medio Ambiente), expuso sobre "La Antártida, Ciencia, Conocimiento y Aventura".

viernes, agosto 06, 2004

Archivos X: Fight the future

Archivos X: Fight the future
En esta película la Antártida sirve como base a las fuerzas estraterrestres que quieren conquistar el mundo...

Comentarios de Melissa sobre la película The X files: Fight the future
http://www.tepasmas.com/datos.php/xfiles.htm
La escena de la Antártida fue rodada en el mismo plató donde meses antes se había rodado Titanic. Decía Duchovny que cuando caían por la grieta en la nieve iban a para exactamente a la que fue la habitación donde Jack Dawson dibujó a Rose con el diamante azul

Se supone que Scully tiene un tatuaje en la baja espalda desde la cuarta temporada de la serie; sin embargo, cuando en la película Mulder la saca desnuda de una cámara criogénica alienígena, el tatuaje no está.

Scully se queda atrapada en una base militar, donde se supone que todo el mundo la está buscando, sin embargo consigue salir sin problemas. No se da ninguna explicación de como lo ha conseguido. Melissa
Casi al final de la película Mulder y Scully se encuentran perdidos en medio de la Antártida, sin ningún tipo de transporte, víveres ni más ropa que la que llevan puesta. Aun así consiguen regresar en menos de 48 horas a Washington.


Links
http://www.filmaffinity.com/es/film232664.html
http://mipagina.euskaltel.es/jmenendez/ppal.htm
http://www.labutaca.net/films/colabora/expedien.htm

Dr Who y el guerrero del hielo

DOCTOR WHO 05/039 THE ICE WARRIORS (1967)
Reseña: El Doctor llega a un futuro cercano en la Tierra, donde se reinicia la glaciación. Deben dirigirse a una base polar, donde unos científicos intentan revertir el fenómeno con un ionizador. Ahí mora una gigantesca criatura humanoide, conocida como el "Guerrero del Hielo".

Dr. Who: La serie de ciencia ficción más larga de la historia televisiva (695 capítulos emitidos entre 1963 y 1989)
Comentario:
Dr Who es una de las series más carismáticas de la ciencia-ficción europea y mundial. Con 695 episodios en 26 años, esta serie es algo más que épica. El papel de Dr Who lo ocuparon siete actores durante los 26 años. El que más duró estuvo en el puesto durante siete años (Tom Baker). Resumiendo mucho, la serie trata sobre un extraterrestre que viaja a través del tiempo en una cabina de teléfonos (muy británico).
Sin duda alguna, lo más curioso de esta realización es la forma en que justifican el cambio de actores. Aparentemente, el Dr. Who tiene más de 750 años, y tiene que regenerarse cada cierto tiempo. Por cierto, que los cambios no son sólo físicos sino también psicológicos. Con los efectos especiales típicos de las series británicas (o sea poco especiales), Dr. Who nos presenta una lucha entre el bien (obviamente Who) y el mal (los daleks creados por un individuo bajo el nombre de Davros (para mi que era Griego). Su lucha por el bien es encomiable y muchos humanos (como la chica Bond y "vengadora" Honor Blackman) le ayudarán en su misión.
Una serie genial (pocas series son tan buenas y duran tanto tiempo) creada por algunas de las mejores mentes de la BBC.
Por cierto que Steven Spielberg quiso revivir la serie pero no cuajaron las negociaciones con la BBC.
http://www.muchatv.com/serie.php?idserie=98

"The Thing" película de terror antartico

La Cosa
película de terror ambientada en la Antártida

Un breve comentario del film
Un equipo noruego de investigación científica trabajando en la Antártida descubre un platillo volador enterrado bajo la eterna nieve, y a uno de sus originales ocupantes. El ser escapa y es perseguido por los noruegos hasta llegar a otro campamento científico, éste ocupado por un equipo norteamericano. Antes de poder advertir el peligro, los noruegos mueren, dejando a los norteamericanos perplejos ante el aparente frenesí con el que los noruegos trataban de matar a un perro. El perro, desde luego, es la entidad extraterrestre, que tiene la capacidad de absorber e imitar cualquier forma de vida, logrando así disfrazarse en cualquier entorno y atacar a sus víctimas, no con la idiota malicia de un clásico monstruo, sino con el frío e implacable instinto de la reproducción y la supervivencia. Para cuando los americanos se dan cuenta de la situación varios de ellos están ya infectados... ¿pero quiénes? Si la creatura imita perfectamente a sus víctimas, y si ya se reprodujo, ¿cómo saber quién es humano y quién no?

Esa pregunta, esa disyuntiva de confianza y desconfianza entre amigos, esa inminente paranoia, es el nudo central de la película. Los actores, todos ellos fantásticos, aunque algunos con papeles más jugosos que otros, empiezan a resentir la tensión de la situación en un aislamiento casi total, pues están atrapados dentro del centro de investigación, en uno de los ambientes más hostiles para el hombre; y en otro plano están atrapados dentro de sus mentes, pues no saben siquiera si ellos mismos se reconocerían si la criatura los hubiera asimilado.

Pero esta no es una cinta de suspenso psicológica, aunque está fundamentada en esos principios... por el contrario, esta es una de las películas de horror más visceral (literalmente) que se han hecho. Con ayuda del genial Rob Bottin, Carpenter plasmó en la pantalla algunas de las escenas más perturbadoras y surreales del cine de terror. Los efectos (todos ellos realizados en el foro o en locación... nada de computadoras en esa época) podrían describirse como "asquerosos", pero en realidad poseen una malsana belleza, tanto por al destreza con la que están hechos como por la torcida imaginación que los diseñó.
"The Thing" pertenece al salón de la fama del terror junto a cintas como "Dawn of the Dead", "Videodrome" y "The Fly" (la de Cronemberg - otro remake notable), todas ellas haciendo magnífico uso de los convencionalismos del horror, pero con provocativas e interesantes ideas como respaldo de sus perturbadoras imágenes. Confirmadas clásicas, dignas de verse por el público en general e indispensables para los fans del género.

Pablo





"The Thing" o "La cosa del otro mundo"
Universal Pictures, 1982
109 minutos

Dirigida por John Carpenter
Escrita por Bill Lancaster, basado en la historia corta de John W. Campbell Jr.
Editada por Todd Ramsay

Elenco:
Kurt Russell .... MacReady
Wilford Brimley .... Blair
T.K. Carter .... Nauls
David Clennon .... Palmer
Keith David.... Childs
Richard A. Dysart .... Doctor Copper
Charles Hallahan .... Norris
Peter Maloney.... Bennings
Richard Masur .... Clark
Donald Moffat .... Garry
Joel Polis .... Fuchs
Thomas G. Waites .... Windows

http://www.cinencanto.com/critic/m_thing.htm

Otros links relacionados:
http://www.imdb.com/title/tt0084787/

La cosa
El film es un remake de el Enigma... de Otro Mundo (1951) de Howard Hawks que, a su vez, era una adaptación de la novela corta ¿Quién va ahí? de John W. Campbell. Pero la versión de Carpenter retoma aspectos del libro que, por razones técnicas no se incluyeron en el film original, como la capacidad del ser de asumir cualquier forma orgánica. Otra novela que guarda especial similitud con el desarrollo de la historia es En las Montañas de la Locura, del maravilloso H.P. Lovecraft.
http://www.cinefantastico.com/lacosa.htm

The Thing en video game

Llega hasta nosotros la continuación jugable de la gran película de terror "La Cosa" de John Carpenter, film de culto desde hace casi 2 décadas. Prepárate para transportarte a una desértica Antártida y sentir el terror en su forma más básica, el miedo a lo desconocido...
En la década de los 80, John Carpenter filmaba y dirigía "The Thing", un thriller de ciencia-ficción con toques "gore" que tuvo mucho éxito de público, y que, a día de hoy, se considera una de las mejores películas de terror. Su mezcla de tensión, sangre, desconfianza y el miedo a lo desconocido en forma de extraterrestre que puede mutar y mimetizarse con su entorno abrió la desconfianza sobre lo que ya conocemos, y permitió a Kurt Russell protagonizar su primera película de envergadura.
Ahora, muchos años después, Universal Interactive se puso en contacto con Computer Artworks, un grupo desarrollador inglés para crear lo que se puede ya considerar la secuela de la película, pero que llega en forma de videojuego. Después de poder jugar con la versión en castellano finalizada, tenemos que decir que el resultado cumple nuestras expectativas, y que John Carpenter tiene razones de peso para sentirse satisfecho.
Emprendamos el viaje hacia una zona desconocida, donde lo que conocemos puede no ser lo que pensamos, y nuestros aliados pueden volverse nuestros verdugos por culpa de un alienígena.
El frío polar nos espera...

Bases estraterrestres en la Antartida?

Publicado en BASES EXTRATERRESTRES EN LA TIERRA
http://www.angelfire.com/tx/CHEL/TIERRA.html#ANTARTICA
por VOLKER7@HOTMAIL.COM


ANTÁRTICA
UBICACIÓN Y DESCRIPCION DE 2 BASES EXTRATERRESTRES.
Información recibida el 3/8/96.

Lugar: Montañas Admiralty - Mt. Levick - En la cima helada.
Propósito: Regulador del clima, según las ordenes dadas por una Nave Espacial.
Experimentos humanos para hacer resistentes a los cuerpos.
Radio interferencia y verificación de comunicaciones en el hemisferio sur.
Pueden poner la radio interferencia en las comunicaciones a voluntad.
Interceptan cualquier mensaje que consideran importante.
Los Homo Sapiens no se pueden comunicar afuera de este planeta sin chocar con sus interferencias.
Compuesta de: 25 ET's - Homo Sapiens 73, para labores y entrenamiento - Híbridos 55 -11 Naves espaciales para regular el clima -
Equipamiento para controlar la televisión.
Reactor atómico altamente sofisticado .
Armas atómicas no convencionales para atacar a otros planetas. La tierra es su Base para la guerra contra planetas habitados en esta área de la Vía Láctea.

Lugar: Montañas Sör Rondane.
Propósito: Experimentos con la fauna.
Aquí trabajan en la superficie, hacen climas diferentes con calefacción de energía atómica.
Animales híbridos.
Comunicación con otras Bases que trabajan en proyectos similares.
ADN de sus propias especies animales. Hacen nuevas especies.
Una Base puramente científica.
Compuesta de: 26 ET's - Híbridos 100 - Homo Sapiens 21 - Animales de la Tierra 7,855 - animales de otras especies 4,350 - 20 Naves para congelar su transporte.
Ellos están acostumbrados a hacer esto aún con cuerpos humanos.

jueves, agosto 05, 2004

El misterio de los primeros mapas de la Antartida

¿Cómo es posible que mapas de los siglos XVI al XVIII detallen con precisión milimétrica el continente antártico, que no fue descubierto hasta 1818? Y lo que es más, ¿cómo se explica que esos mapas lo dibujen sin hielos, cuando hace 6000 años sus costas están literalmente congeladas. Los cartógrafos los tienen así de claro: ellos copiaron sus mapas de cartas de navegación diseñadas en la oscura noche de los tiempos. Pero ¿por quién?

A principios de los años treinta, durante una inspección de los fondos del antiguo palacio imperial de Topkapi, en Estambul, se descubrió un viejo mapa pintado sobre piel de gacela en una polvorienta estantería de madera. Pronto se supo que el mapa en cuestión fue diseñado en 1513 por un almirante de la flota otomana llamado Piri Reis. Este hombre, un navegante de reconocido prestigio en su época, que incluso llegó a publicar un libro – el Kitabi Bahriye- en el que describe palmo a palmo el Mar Egeo, dibujó con extraordinaria precisión las costas atlánticas de África, la Antartida, España y Sudamérica sobre aquel pedazo de piel. Y lo hizo tomando los datos necesarios de un buen número de mapas antiguos cuyo origen nunca ha llegado a esclarecerse.

Pese a la extraordinaria precisión geográfica que demuestra ese mapa, tuvieron que pasar casi tres décadas hasta que un profesor de Historia de la Ciencia de New Hampshire (Estados Unidos) se interesara por él. Charles Hapgood – el profesor en cuestión – no tardó en poner en manos del Escuadrón de Reconocimiento Técnico de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), encargado de la cartografía militar norteamericana, una copia del mapa del Almirante Reis con la intención de comprobar la precisión de sus contornos. El 6 de Julio de 1960, el teniente coronel Harold Z. Ohlmeyer redactó sus conclusiones. En ellas admitía que la costa antártica que representaba el mapa tuvo, forzosamente, que "ser cartografiada antes de que fuera cubierta por la capa de hielo". Y añadía que, en nuestros días, "la capa de hielo en esta región tiene más de un kilómetro de grosor".

Las precisiones del teniente coronel Ohlmeyer despertaron todas las alertas de los científicos. Tal y como Hapgood no tardó en calcular, las regiones antárticas cartografiadas por Reis estuvieron libres por última vez de hielos hace al menos... ¡6.000 años! Esto es, varios siglos antes de que -según la cada vez más malherida arqueología ortodoxa- surgieran los primeros vestigios de la cultura egipcia en el delta del Nilo. Y es que, si en el 4.000 a.C. no existía "oficialmente" ninguna civilización desarrollada sobre el planeta, ¿cómo pudo haber alguien que cartografiara esas regiones hace tanto tiempo? Y lo que es más, ¿tan antiguos eran los mapas en los que se basó Reis para confeccionar su hoy famosa carta marina?

Por fortuna para nosotros, el Almirante Reis lo dejó bien claro: él no "inventó" su mapa, sino que se limitó a copiar varios otros mapas antiguos a los que había tenido acceso en la Biblioteca Imperial de Constantinopla. Según el profesor Hapgood, muchos de los mapas custodiados en el siglo XVI en ese recinto habían llegado hasta allí gracias a marineros fenicios. "Tenemos evidencia -asegura Hapgood – de que éstos los consultaron y estudiaron en la gran Biblioteca de Alejandría (Egipto) y que esas compilaciones fueron hechas por geógrafos que trabajaron allí". Tampoco hay que perder de vista que, durante la Tercera Cruzada, los venecianos asaltaron Alejandría y muchos de los marineros de ese puerto italiano comenzaron a manejar mapas de precisión justo a partir del año 1204. ¿Fue, pues, el saber acumulado en el antiguo Egipto el que copió Piri Reis en su mapa?

Un "pequeño detalle", denunciado hasta la saciedad por el científico espacial francés Maurice Chatelain (que falleció, por cierto, recientemente en California), tiende a asentar esta tesis. Según Chatelain, la deformación que presentan las líneas de costa en el mapa de Piri Reis obedece a que esta carta "representaba una proyección plana de la superficie esférica de la Tierra tal y como podría ser vista hoy por un astronauta situado a una gran altura sobre Egipto". Efectivamente. Una foto de satélite tomada a 4.300 kilómetros sobre la vertical de El Cairo mostraría, exactamente, esa deformación de las costas... lo que ha permitido a cientificos de la talla de Chatelain suponer que el mapa de Piri Reis es, en verdad, una copia de enésima generación de un mapa antiquísimo realizado desde la vertical de la moderna ciudad de las pirámides de Gizéh.

Sea como fuere, la precisión del mapa de Reis no se detiene ahí. El Almirante turco ubicó en su longitud y latitud correctas Sudamérica y África. Empresa, por cierto, nada fácil si tenemos en cuenta que hasta el siglo XVIII nuestros marineros no pudieron calcular con precisión las longitudes, al carecer de cronómetros que ofrecieran márgenes de error de pocos segundos. No obstante, y para ser ecuánimes, debe reconocerse que Piri Reis cometió ciertos "errores", como repetir dos veces el curso del río Amazonas o el de ignorar la existencia del río Orinoco. Sobre el primero, el profesor Hapgood atribuye el "fallo" a que el Almirante copió de mapas distintos dos veces el mismo río; y lo demuestra argumentando que si bien uno de esos Amazonas recoge la isla de Marajo en su delta, el otro no lo hace porque está basado en una carta de hace ¡15.000 años!, cuando todavía Marajo estaba unida al continente... En cuanto al Orinoco, Hapgood disculpa a Piri Reis argumentando que, en lugar de este rio, el Almirante dibujó dos profundos entrantes en el continente que debieron transformarse en el río hace también varios miles de años.

Las rotundas afirmaciones de Hapgood cortan el aliento aún más de dos décadas después de ser formuladas. De hecho, recientemente, idéntica tesis ha sido retomada por el periodista e historiador Graham Hancock en su obra Fingerprints of the Gods, en la que pretende demostrar que hace más de doce mil años habitó la Tierra una cultura muy desarrollada, científica y tecnológicamente. Su libro, que ha merecido toda clase de críticas por haber pasado de largo investigaciones previas de expertos como Sitchin o Von Daniken, conduce hacia otros mapas antiguos que bebieron de las mismas misteriosas fuentes documentales que Piri Reis y que recogen las mismas cartografías "imposibles" subglaciales de la Antártida, así como costas en su época aún no descubiertas.
El ejemplo más destacado es el mapa antártico de Oronce Finé, trazado en 1531. Su descripción del continente helado se ajusta casi totalmente a las cartografías de la Antártida desarrolladas a partir de su descubrimiento oficial en 1818. Y es que -permítaseme la licencia lingüistica- Finé hiló muy fino, pues no sólo dibujó detalles de sus costas no descubiertos hasta fechas recientes, sino que ubicó correctamente el emplazamiento del Polo Sur, trazando su rnapa gracias a cartas necesariamente elaboradas, siempre según el profesor Hapgood, "cuando las costas debían estar libres de hielos". Hapgood quedó fascinado con este mapa. Llevó copias del mismo al doctor Richard Strachan, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), para su análisis, confirmando que Finé copió su carta de otras anteriores y que las originales muestran el perfil de los ríos antárticos con el aspecto que debían presentar hace seis rnilenios, antes de que los depósitos de sedimentos modificaran parte de su aspecto.

Pero Finé no fue el único en copiar esos misteriosos "mapas madre". Un contemporáneo suyo, apodado Mercator -y al que muchos identifican con el célebre cartógrafo Gerard Kremer –, trazó un Atlas en 1569 en el que ubicaba con precisión lugares descubiertos muchos siglos más tarde, como el Mar de Amudsen o el Mar de Bellinghausen. Lo cierto es que Mercator tuvo lazos muy estrechos con Egipto, llegando incluso a visitar la Gran Pirámide en 1563. Y no sería descabellado suponer que, fruto de esas conexiones, Mercator obtuvo los "mapas madre" (o copias de los mismos, perdidas hoy) que le sirvieron de documentación para su obra. Una obra, por cierto, que sirvió de guía doscientos años más tarde a Philippe Buache, un cartógrafo ochocentista que también dibujó la Antártida desprovista -esta vez en su totalidad – de hielos. Un mapa que, por cierto, no ha podido "imitarse" hasta que los científicos obtuvieron nuevos datos de este continente en 1958, con motivo del Año Geofísico Internacional.
¿No son los datos contenidos en estos mapas un indicio más que sólido de la existencia de un saber muy anterior al que admite la historia? La respuesta a esta interrogante sólo puede ser afirmativa.

Artículo realizado por Javier Sierra y publicado en la revista MAS ALLÁ en su especial monográfico: "GRANDES MISTERIOS DE LA TIERRA" en Junio de 1996.


Estudio sobre los sismos antarticos

La Universidad de Granada detecta seismos de hasta siete grados en el Arco de Scotia de la Antártida
GRANADA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -
Publicado en Europa Press
http://www.europapress.es

La Universidad de Granada ha publicado el primer estudio sobre la geodinámica del Arco de Scotia, en la Antártida, descubriendo seísmos de hasta siete grados en la escala de Richter, extrapolables a otras regiones muy pobladas del planeta como la Falla de San Andrés (California), el Arco del Caribe o Japón.

Según informó hoy la institución académica, la tesis de Fernando Bohoyo Muñoz supone el primer estudio en profundidad de la zona, de la que tan sólo existían algunos datos poco sistematizados procedentes de expediciones británicas en los años setenta.

El estudio, realizado en el Departamento de Geodinámica de la Universidad de Granada y el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, ha dado lugar a la publicación de varios artículos en revistas internacionales y a la participación en julio de sus autores en la reunión bianual del Comité Científico Internacional SCAR de Bremen (Alemania), integrado por 28 países implicados en el conocimiento de la Antártida. En diciembre, volverán al continente para continuar el estudio científico.

continúa...

miércoles, agosto 04, 2004

El mito de la expedición nazi a la Antartida

Rumbo al oasis antártico
fragmento de un artículo publicado en Mundo Misterioso
2002
http://www.mundomisterioso.com

La conjunción del misterioso aspecto esotérico del régimen nazi y la increíble aceleración de su tecnología militar al final de la guerra, fueron el combustible que genero multitud de leyendas tras acabar la contienda. Nazis fugados a inhóspitos parajes en increíbles submarinos y aparatos bélicos, formaron parte de una mitología en la que es difícil separar realidad y ficción. Uno de esos mitos, quizás nunca bien investigados es el de las bases nazis en el continente antártico.

La historia comienza a rastrearse gracias a un curioso telegrama del almirante y jefe de las fuerzas navales Doenitz, que paso casi desapercibido en diciembre de 1943, cuando los aliados estaban más afanados y concentrados en acabar con la bestia nazi. El telegrama decía así: “La flota submarina alemana se siente orgullosa de haber construido un paraíso terrenal, una fortaleza inexpugnable para el Führer en alguna parte del mundo”.

Lo cierto es que el tiempo pasó y la guerra llego a su fin, pero dos hechos mas que misteriosos volvieron a reabrir la polémica sobre la posible existencia de una base nazi en tierras del polo sur. El primero sucedió el 10 de julio de 1945.

Aquel amanecer prometía ser como cualquier otro en el tranquilo puerto de Mar de Plata en la costa argentina. Lejos quedaba ya la guerra y la rendición de Alemania, que se había producido hacia tres largos meses. Al despuntar el alba varias embarcaciones se hicieron a la mar para faenar en el tranquilo balneario. En eso andaban varios pescadores cuando atónitos, observaron algo increíble. Entre las brumas, se adivinaba la silueta de un submarino. Navegaba lentamente, como si tuviera problemas en las máquinas. Pero la sorpresa residía en la bandera que ondeaba. No cabía duda, era la bandera nazi. Los marineros no daban crédito a lo que estaban viendo. Sin embargo las enormes dimensiones y las características del sumergible eran las de un U-Boot. Un submarino de guerra nazi.

Los marineros pusieron rumbo de nuevo al puerto para dar cuenta a las autoridades. Mientras eso sucedía, advirtieron que el submarino encaraba el mismo rumbo que ellos. Parecía seguirles. Efectivamente, minutos mas tarde, el submarino enfilaba ya su proa hacia el puerto pasando la escollera sin que su presencia fuera en principio advertida por los trabajadores del muelle. Luego, detuvo sus motores y desde cubierta comenzó a emitir señales luminosas con un claro mensaje a los responsables marítimos: ¡Formamos parte de la derrotada escuadra del Reich. Nos rendimos a las autoridades!. Era asombroso. Aquel sumergible, alejado completamente de su pais de origen, había recalado casi en el fin del mundo. ¿De donde demonios salía?, y sobre todo, ¿Qué había hecho en todos esos meses?. ¿Acaso siguió combatiendo en solitario?.

El submarino, U-Boot 530, llevaba una tripulación tres veces superior a la normal. Además viajaba sin armamento y con una cantidad de víveres sin precedentes. Las sorpresas no acabarían ahí. Algo más extraordinario aún iba a suceder. Un mes mas tarde, concretamente el 17 de agosto, se difundió como la pólvora una noticia explosiva. Otro submarino alemán acababa de rendirse de nuevo. El comunicado decía: “El sumergible alemán se encuentra ya fondeado en el puerto de Mar del Plata, es el U-997. Su tripulación se compone de 32 hombres, de los cuales cuatro con oficiales. El comandante es el teniente de fragata Heinz Schaeffer”.

Aparentemente el nuevo submarino buscaba el mismo destino final que el U-530, pero fue capturado en alta mar por un rastreador de la armada argentina, que estaba realizando misiones de patrullaje en la zona. De acuerdo con la documentación encontrada a bordo, el sumergible zarpo también de Kiel el 13 de abril, de Oslo (Noruega) el 22, y de Kristiansand (Dinamarca) el 2 de mayo . Continuó viaje en incursión sumergida por la zona vigilada del Atlántico, pasando entre las islas Faroe e Islandia, dirigiéndose al sur rumbo a las Islas Canarias. A partir de ahí navego en superficie siguiendo la costa Brasileña hasta llegar a Mar del Plata. Se encontraba en perfecto estado y poseía instrumentos modernos para la época, como un equipo de hundimiento simulado, consistentes en cajas con sustancias químicas que una vez arrojadas, producían burbujas dando la sensación de que la nave estaba hundiéndose.

Había permanecido un total de casi cinco meses navegando en solitario. Para que nos hagamos una idea de lo que significa eso, el U-977 permaneció sumergido 66 días.

Pero había algo interesante en su travesía. En la costa Noruega antes de partir hacia su lejano destino final, desembarcaron del submarino 16 hombres casados. Eran suboficiales que en su mayor parte tenían familia en Alemania. Quizás esa decisión tenia relación con el tipo de misión que deberían desempeñar en su destino final. O quizás ni el mismo Schaeffer supiera el motivo de esa decisión, y no hizo mas que cumplir las ordenes que recibió por radio desde Berlín.

Empezaba a ser evidente que los dos sumergibles aparecidos, tenían más bien la apariencia de ser meros transportes submarinos, y que seguían una ruta “en convoy” con más submarinos acompañándoles. Esto quedo claro cuando llegaron las noticias de un tercer submarino del supuesto convoy. Se trataba de un sumergible nazi procedente de Noruega, que apareció frente a Leixoes en Portugal el 4 de junio de 1945. La tripulación de esta nave también estaba sobrecargada con 47 hombres que tampoco sobrepasaban los 25 años. En este caso la rendición se produjo por problemas en sus máquinas.

¿Se dirigían hacia una base en el polo sur? Hoy sabemos que hubo una discreta expedición nazi a la Antártida. Discreta ya que no se publicito excesivamente en los medio de comunicación de la época. De hecho ni siquiera aviso de su partida a las diferentes sociedades científicas de la época. Fue a finales de 1938 y regreso al año siguiente, causando una gran sorpresa mundial debido al silencio absoluto que cubrió sus actividades, desde el comienzo hasta la terminación de las mismas.

capitán Alfred Ritscher, al regresar a Hamburgo a bordo del Schwabeland el 12 de abril de 1939. Cinco meses más tarde se iniciaba la Guerra Mundial y evidentemente, el III Reich estaba buscando localizaciones seguras para sus bases en el sur. La declaración del jefe de la expedición antártica nazi no dejaba lugar a dudas.

En una de las pocas declaraciones de Ritscher a la prensa, dijo lo siguiente: "Es la primera vez que aviones alemanes volaban sobre el Continente Antártico, en condiciones por demás difíciles amerizaron en las heladas costas polares para izar el pabellón indicativo de la soberanía alemana. Los aviones arrojaban cada 25 kilómetros, pilotes con la bandera del Reich, como también se marcaban los puntos extremos de cada vuelo. Se ha descubierto una región de 600.000 kilómetros cuadrados de los cuales, 350.000 han sido fotografiados en tal forma que es posible confeccionar un mapa perfecto de la zona descubierta". Así mismo también hablo de unas cordilleras de 4000 metros de altura que habían sido delimitadas por los aviones nazis. Todo ese territorio quedo bautizado como New Schwabeland (Nueva Suevia).

Cuando la actividad de esa zona durante la guerra decreció a mediados de 1940, esas bases se convirtieron en depósitos donde se acumuló todo el material necesario para construir un refugio en el interior del continente. Víveres, combustibles, ropas y otros elementos eran transportados por los U-Boot's alemanes.

Hipotéticamente la base de submarinos debió construirse en tres años, para entonces en 1943, el almirante Doenitz hizo su famosa y enigmática declaración elogiando los trabajos de la flota submarina nazi. Hoy sabemos que en agosto de 1940, el doctor Wohlwill, director del Deutsche Reichsinstitut fuer Metallen (Instituto Alemán del Reich para el Metal), hizo un llamamiento a los técnicos alemanes especializados en metalurgia para preparar proyectos de construcción a base de metales no ferruginosos, destinados a soportar temperaturas inferiores a ¡60 grados bajo cero!. Desde luego no era para las frías estepas rusas. ¿En que otro lugar del planeta, que no sea la Antártida, podía hacer falta ese tipo de aleación?.

No sabemos realmente si la construcción se llevo a cabo o no, pero quizás cuando en 1947 el almirante americano Byrd, capitaneó una de las más famosas expediciones militares sin precedentes al continente antártico, lo que realmente buscaba era esa legendaria base.

Puede que algún soleado día del siglo XXI se den a conocer los documentos secretos que guarda el Departamento de Estado y los servicios de inteligencia americanos y entonces, sepamos de una buena vez, que ocurrió realmente en la Antártida durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Quizás, solo quizás, el ejercito del almirante Byrd había librado la ultima batalla de la guerra. Enfrentándose así, al ultimo batallón nazi en las gélidas tierras del Polo Sur.


Este artículo proviene de Mundo Misterioso
La dirección de esta noticia es:
http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=1338

El mapa de Piri Reis y otros mitos

La Antártida, ¿el sepulcro de hielo de la Atlántida?
Fragmento de un artículo de Expediente Omega
19 Setiembre 2000

La Antártida, descubierta en 1820, es el cuarto continente más grande del mundo y en su mayor parte continua inexplorado. Son muchos los investigadores que creen que bajo el hielo, a gran profundidad, hay pruebas de la existencia de una civilización avanzada que domino el mundo: la Atlántida. El punto de partida es la teoría geológica desarrollada por Charles Hapgood y apoyada nada menos que por el físico Albert Einstein. Hapgood creía que, con el paso del tiempo, el peso del hielo en los casquetes polares arrastró la corteza terrestre por el globo, igual que una piel de naranja deslizándose alrededor de la fruta. Lo llamaba "desplazamientos de la corteza terrestre".Hapgood creía que la corteza terrestre podía desplazarse súbita y rápidamente, con efectos devastadores, lo cual era suficiente para que continentes enteros desaparecieran. El propio Albert Einstein encontro sus argumentos muy impresionantes y aprobo la hipótesis de Hapgood animándole a continuar sus investigaciones. Cuando, en 1958, se publicó el libro de Hapgood The Earth´s Shifting Crust, Einstein escribió el prólogo. Hoy en día este fenómeno se denomina " deriva continental de las placas tectónicas ". Se acepta comúnmente una velocidad de desplazamiento de tan sólo 16 km cada millón de años. Hay también científicos escépticos a la teoría de Hapgood que la consideran poco argumentada, afirman que la corteza terrestre es tan grande que sería imposible que se moviera por entero.No niegan, por otro lado, que la Antártida guarde grandes secretos.

Ya en 1976, Rand y Rose Flem-Ath, una pareja canadiense leyeron el libro de Hapgood Maps of the Ancient Sea Kings, llegando a la conclusion de que la mítica Atlántida se encontraba bajo el hielo de la Antártida. Esto marcó el inicio de su investigación que se prolongó durante dos décadas, tiempo en que mantuvieron contactos con Hapgood y reunieron datos que apuntan a que la desconocida civilización pudo existir. Estos les llevó al Museo Británico de Londres. Comparando los modernos hallazgos científicos con viejos manuscritos, mapas y mitos, encontraron información que parecía respaldar su teoría. Llegaron a la conclusión de que desde el año 10.000 a.C. los restos de la Atlántida permanecían enterrados bajo los hielos de la Atlántida. Según su interpretación que hacen de los escritos de Platón, la Atlántida fue destruida por un cataclismo hacia el año 9.600 a.C. Los Flem- Ath no fueron los primeros en relacionar historias de culturas diferentes con desastres geológicos. Tanto en las leyendas de los indios norteamericanos como en las mitologías orientales y la Biblia judeocristiana, se repite la misma historia: una tierra desaparecida súbitamente a raíz de un diluvio catastrótico. Los Flem-Ath piensan que si hace 10.000 años existía una civilización tan evolucionada, es posible que pudiesen preveer el desastre e hicieran planes de evacuación. Incluso, aunque no lo hubieran hecho, sigue siendo posible que algunas personas sobrevivieran huyendo a tierras más altas, por encima del nivel de las aguas. La coincidencia de la destrucción de la Atlántida, según la interpretación hecha por Platón, y la aparicion de la agricultura les hizo pensar que los atlantes pudieron enseñar a cultivar la tierra a otros grupos humanos despues de su huída. Aceptando la posibilidad de que algunos escaparan al presunto cataclismo, es posible que llevaran consigo algunos artefactos de su mundo.

Piri Reis, almirante turco, dibujó un mapamundi en 1513 basándose en viejas cartas marinas. En el mapa figuraba la costa oriental de América del Sur y parte de la Antártida. Este mapa fue examinado en 1956 por los Flem-Ath, por Hapgood y por expertos de la USAF. Lo sorprendente del mapa es que en la época de procedencia del mapa la costa oriental de América del Sur todavía no había sido cartografiada por entero y la Antártida no había sido descubierta hasta 1820. En el mapa el continente aparece sin hielo y es casi igual que una carta geológica de la Antártida de 1949. Los investigadores llegaron a la conclusión de que la costa había sido cartografiada antes de ser cubierta por la capa de hielo, y en esta región el hielo tiene actualmente más de un kilómetro y medio de espesor. Se ignora cómo se pudo hacer este mapa con los datos y el nivel de conocimientos geográficos de 1513, ¿ provenía quizás de los antiguos habitantes de la Atlántida ? ¿ De dónde sacó Piri Reis la información para confeccionar el mapa ?. Entonces se encontró otro mapa misterioso, otro documento " imposible": el de Oronteus Finaceus, copiado en 1531. En él figuraba la totalidad de la Antártida con un gran detalle, incluyendo la situación precisa de montañas, llanuras y ríos. Todo ello estaba reflejado en la carta geológica de 1949 y concuerda con la descripción que hizo Platón 2.000 años antes. Las cartas originales en las cuales se basaron estos mapas debieron ser hechas por personas que habían alcanzado un nivel tecnológico que el hombre sólo ha adquirido plenamente a lo largo del presente siglo. Para que tal civilización pudiese desarrollarse con éxito tuvo que estar emplazada en un continente de clima benigno, capaz de sustentar a una población en expansión. Si se sitúa la Atlántida 3.200 km al norte del Círculo Polar, se hubiera podido tratar de una civilización de navegantes.

Sintesis de una hipotesis

Así la hipotesis de los Flem-Ath, después de barajar antiguas cartas náuticas, teorias geológicas y mitos situaba la Atlántida en el Polo Sur. Estos són los siete puntos clave de su investigación que podrían apuntar cómo válida su teoría:
1. El relato de Platón sobre la Atlántida estaba basado en historias contadas por su antecesor Solón, quien a su vez las había escuchado de boca de sacerdotes egipcios,
¿ una prueba de su posible conexión con Egipto ?. Según el relato, la capital de la Atlántida estaba rodeada por canales circulares que unían las zonas de ocio, comerciales y reales de la ciudad.
2. El mapa de Piri Reis de 1513 se basa en antiguas cartas que debieron de ser trazadas por un pueblo navegante. Aparecen África, América del Sur y parte de la Antártida, en la actualidad cubierta por los hielos. Su margen de error es de medio grado, algo inexplicable antes de 1735.

3. El mapa de Oronteus Finaceus de 1531 fue también copiado de documentos antiguos. La Antártida aparece dibujada con montañas y ríos, lo que sugiere a los investigadores que fue visitada y, tal vez, habitada por hombres cuando estaba libre de hielo. El continente no fue descubierto hasta 1820.
4. Los investigadores que estudian la Antártida de hace 150.000 años a partir del análisis de muestras de hielo descubrieron que, en la parte cartografiada por Oronteus Finaceus, los ríos fluían en el año 4.000 a.C.
5. El volcán activo del monte Erebo, en la isla de Ross, en la Antártida, pudo haber sido una fuente de energía para los moradores de la Atlántida. Las plantas fósiles halladas en el continente indican que hubo un interestadio de clima templado.
6. Suponiendo que la corteza terrestre se desplazara súbitamente 3.200 km hace 10.000 años, según la teoría de Hapgood , la tierra habitada pudo haber sido engullida al interior del Círculo Polar Antártico.

Ver la pagina completa en Expediente Omega

Bases nazis en la Antartida, mito esoterico

fragmento de una entrevista a José Lesta acerca de su libro "El enigma nazi"

Este es su primer libro. ¿Cómo le surgió la oportunidad de escribirlo?

Llevábamos mas de ocho años rastreando datos y realizando investigaciones de campo por toda España, Portugal y parte de Francia sobre el tema nazi en todas sus vertientes posibles, así que el libro se escribió prácticamente solo. La "casualidad" quiso que fuera una providencial conversación con Iker Jiménez la que nos brindara la oportunidad de plasmar nuestras investigaciones sobre el tema.

El tema del primer libro se suele escoger por algún motivo especial. ¿Por qué escogió el tema del nazismo y su trasfondo esotérico?
Siempre me intereso la repercusión que las agrupaciones esotéricas o filosóficas han tenido en la marcha de la historia y de los movimientos ideológicos o políticos. La "larga mano" de algunos se puede dejar sentir en importantes personajes de la revolución rusa, francesa o la americana. Propuesto el siglo XX ha estado fuertemente influenciado por ese tipo de sociedades. Y el momento histórico mas claro en que política y sociedades secretas se dieron la mano, fue sin duda el régimen nazi. Hasta tal punto que muchas de esas "sociedades" se institucionalizaron mas tarde, como parte del sistema de estado nazi. Eso fue lo que sucedió con la Ahnenerbe, por ejemplo. Escogí ese tema para el libro porque resultaba la prueba más evidente de que política y esoterismo van muchas veces unidos. En el caso concreto del nazismo, los efectos secundarios y el cataclismo social que produjo fue tan brusco que cambio el siglo XX por completo, y nuestra historia tal y como la conocíamos. Hasta el punto de generar una conflagración mundial de proporciones gigantescas, cuyas cenizas aun están humeantes hoy en día.

Al final del libro trata el tema de las expediciones nazis a la Antártida, quizás en busca de algún escondite. ¿Cree que existe ese escondite? ¿Estarían aguardando los nazis un momento propicio para volver a actuar o lo estarían haciendo ya en la sombra?

Antes de la guerra los Alemanes habían creado no uno, sino varios reductos y pequeñas bases en la costa antártica con víveres y diverso material para el abastecimiento de sus buques, cargueros, y submarinos en el Atlántico sur. En el 43 se pusieron a construir algo mayor según los datos que manejo en el ultimo capitulo del libro, y que hablan de aleaciones metálicas que soportan temperaturas inferiores a los 63 grados bajo cero. Además, la gigantesca expedición nazi del capitán Ritscher en los años treinta, demuestra que habían cartografiado y explorado más de 600.000 km. cuadrados de superficie en el polo sur. Todos ellos, incluidos sus macizos montañosos, totalmente inexplorados por el hombre anteriormente. Bautizaron esa zona como New Schwabeland, y curiosamente fue en esa misma zona, donde se centraron la mayor parte de las "búsquedas" americanas, cuando en el 47 el almirante Byrd llevo un contingente militar sin precedentes a los gélidos suelos antárticos. Sobre lo que sucedió en esa expedición y si realmente "destruyeron" la supuesta base de submarinos nazis sigue siendo otro de los misterios históricos que esperan ser desvelados cuando se desclasifiquen los informes militares. En cuando al dinero, lingotes, piedras preciosas, tesoros artísticos, etc, que se llevaron muchos nazis a Sudamérica, y que manejaron a través de cuentas bancarias suizas, habría mucho qué hablar.

Todo ese potencial económico se ha movido por el mundo durante todo el siglo XX, entre las sombras y a veces abiertamente a la luz del día, con testaferros de organizaciones como Odessa o La Araña Negra. Siguen haciéndolo hoy en día.

Ver la nota completa en http://www.comentariosdelibros.com/entrevarchiv/jlesta.htm

MISTERIOS A LA SOMBRA DE LOVECRAFT

ANTARTIDA: MISTERIOS A LA SOMBRA DE LOVECRAFT
Por Scott Corrales
lornis1@juno.com

Todo comenzó para mi el verano de 1996, cuando una serie de mensajes llegaron a mi casilla electrónica sugiriendo la posibilidad de "algo" o "alguien" (entiéndase el gobierno federal de los EUA) había retirado silenciosamente todos los mapas disponibles sobre la Antártida. Hasta los conspiranóicos más empedernidos se inclinaban a matizar el asunto un poco--no era que Big Brother y sus secuaces estuviesen arrancando las páginas de todos los almanaques y mapamundis en el país, sino que resultaba difícil obtener mapas recientes sobre el continente blanco. Intrigado por las afirmaciones de mis contertulios electrónicos, decidí llamar a Penn-Oh-West, una tienda de mapas y efectos cartográficos localizada en la Quinta Avenida de la ciudad de Pittsburgh. Las declaraciones del dependiente me sorprendieron: "Lo siento, señor, pero todos nuestros mapas del polo sur están en backorder (pedido pendiente). Algún problema habrá con la USGS."

La USGS--el Servicio Geológico de los Estados Unidos--produce los mapas y planos oficiales utilizados por el gobierno, desde enormes planos catastrales a escala de 1:5000 hasta planisferios, así como mapas de otros planetas (el mapamundi del planeta Venus representa para mi uno de los mayores logros de esta dependencia gubernamental).

Reflexionando un poco sobre la situación, pensé que los cambios en el octavo continente son tan pocos que no justifican la creación de mapas nuevos, caso contrario a los mapas políticos. Si alguien desesperadamente quería un mapa de la Antártida, bastaba con acudir a la National Geographic o al atlas más cercano. Pero, ¿podrían tener razón los conspiranóicos?

La cuestión de la cartografía polar cayó en el olvido--al menos para mí--hasta que en 1999, la radio y la televisión se hicieron eco de un descubrimiento francamente sensacional: un lago cuyas aguas jamás habían visto la luz del día, localizado a varios kilómetros bajo el casquete polar. Lo bautizaron con el nombre de la estación experimental rusa que existía sobre el descubrimiento: Vostok.
....
Ver la nota completa en http://www.ovniaventura.cl/antartid.htm



de donde vienen los meteoritos marcianos?

Meteoritos marcianos descubiertos en la Antártida
De donde vienen?
La primera parte de esta historia tiene origen en la
formacion del sistema solar, hace casi 5 mil millones de años.
Entre los numerosos cuerpos que componen nuestro sistema
planetario, los meteoritos son fragmentos de otros mundos que han
caido a la Tierra. En general, se los asocia a los cometas y se cree
que son restos de ellos que se han evaporado con el Sol y
dispersado llenando toda la orbita cometaria. Muchos meteoritos
se originan, tambien, en colisiones entre los numerosos
asteroides que giran en torno al Sol entre las orbitas de Marte y
Jupiter, y otros pocos son generados cuando un gran meteorito sufre
un impacto a gran velocidad con un planeta o asteroide, excava un
crater e impulsa ese material excavado hacia el espacio. Millones
de a#os despues, puede que una fraccion muy peque#a de las rocas
eyectadas intercepte otro mundo.
Esto es lo que se supone que ha sucedido con los famosos
meteoritos provenientes de Marte que se han encontrado en la Antartida
(Ver recuadro).

Los meteoritos que llegan a la Tierra se clasifican en dos
tipos: rocosos y metalicos. Los primeros son dificiles de
descubrir porque se confunden facilmente con las rocas terrestres;
en cambio, los metalicos (esencialmente compuestos por hierro y
niquel) se reconocen hasta muchotiempo despues de su caida,
porque su aspecto metalico los hace inconfundibles. En varios
lugares de la Tierra se han descubierto crateres que por su aspecto -
y, en algunos casos, por el material meteorico que se encuentra en
ellos- se reconocen como originados por el choque de enormes
meteoritos. Uno de los mas conocidos esta situado en Arizona;
otra extensa region de crateres, cubierta por lagos, se encuentra
en Canada y tambien se han registrado enormes crateres en el
desierto de Sahara y en Siberia. En la Argentina, existe una
zona situada en el limite entre Santiago del Estero y Chaco,
conocida por los indios antes de la colonizacion espa#ola,
llamada Campo del Cielo. Alli existen casi una docena de
crateres en los cuales se hallaron varios trozos de meteoritos
metalicos caidos miles de a#os atras.

tomado de Noticias de educacion, Universidad, Ciencia y Tecnica editado
conjuntamente por el Museo Participativo de Ciencias, la Secretaria de
Extension Universitaria del Ciclo Basico Comun de la Universidad de
Buenos Aires y la Subsecretaria de Prensa de la Facultad de Ciencias
Exactas y Naturales de la UBA.

Editores Fernando Demarco
Carlos Borches
Redaccion Iliana Pizarro, Enrique Stropiana,
Soporte Tecnico: Matias Pedraza
publicado en 1997

Muestra antartica en Mendoza (Argentina)

Muestra que acerca la Antártida
Mendoza, Argentina
Martes 3 de agosto 2004
Los Andes Online
http://www.losandes.com.ar

En el primer día de la exposición niños y jóvenes de distintas escuelas y público en general llegaron al museo en Luján.

Miguel Títiro titiro@lanet.com.ar
--------------------------------------------------------------------------------
Alumnos y público en general interesados en conocer los misterios y la realidad de la Antártida, podrán abrevar su curiosidad en una interesante muestra inaugurada ayer en el Museo Americanista de Luján de Cuyo, que permanecerá abierta hasta el domingo.

Los chicos y el público en general pueden asistir también a conferencias, ofrecidas por investigadores locales y personal militar. Se presentan, además de 50 fotografías, un traje de exposición para uso en el helado territorio, un avión Morane Saulnier, elementos de supervivencia de un aviador militar y un asiento eyectable de un Mirage, entre otros materiales.

Un momento emocionante de la jornada inaugural lo constituyó la conexión por radio con Base Marambio, a través del camión de comunicaciones de la IV Brigada. Fueron 10 minutos muy especiales para un puñado de alumnos de la escuela Pedro José Videla, de Carrizal de Abajo.

Pablo Motta (13) representó en el diálogo a sus compañeros y habló con el suboficial principal Alfredo Moreno, chaqueño, distante a 5.500 kilómetros. A mediodía, la temperatura en Marambio era de 9 grados bajo cero y la sensación térmica de 12 negativos. “Yo estoy casado, mi esposa se llama Silvia y tengo tres hijos, uno de la edad de ustedes”, le contó Moreno al escolar. El contacto fue perfecto, concretado por el suboficial Fabián de la Rosa, a través de un enlace por HF. También hará contactos en los próximos días y en la medida de las posibilidades, el Radio Club Luján LU-2 MBI, con su operador, Francisco Médico, también ex antártico.

En la inauguración, alumnas del colegio María Auxiliadora, de Perdriel, integraron la primera tanda de visitas. Carolina Balmaceda (17) dijo que estaba interesada en el tema, en especial por el agua dulce que almacena el helado suelo antártico. Paula Oros Cabrini opinó: “La muestra es muy buena, hay que pensar que allí hay un pedazo de patria y difundir su tarea es mirar al futuro”.

A propósito de derechos y reclamos, un mendocino que vive en Chile, Gustavo, trajo a sus hijos para que vieran la exposición y la cartografía. “Lamentablemente en Santiago, en las escuelas, los mapas consideran chileno parte del territorio que está asignado a nuestro país”, le explicó al personal aeronáutico.

Los organizadores

La exposición es responsabilidad de la Agrupación Antárticos de Mendoza, encabezada por el suboficial José Cipolla, pero nada se hubiera podido hacer sin el aporte y el asesoramiento de la Fundación Base Marambio, cuyo titular es el suboficial mayor (R) Juan Carlos Luján, declarado ayer Huésped de Honor de la Municipalidad de Luján, quien recibió la distinción de manos del intendente Omar De Marchi y el presidente del Concejo Deliberante, Andrés Sconfienza.

La muestra es organizada por el grupo local antártico, constituido el año pasado, y tiene el apoyo en materiales de video e informativo provenientes de la fundación Marambio y de la IV Brigada Aérea.

Para el municipio, según destacó ayer el intendente De Marchi y la directora de Cultura, Nora Garritano, la muestra significa la adhesión de Luján de Cuyo al centenario de la ocupación argentina de la Antártida, que se celebró en febrero pasado.

Los organizadores estiman que unos 500 alumnos del departamento puedan pasar por las instalaciones del Museo Americanista (Sáenz Peña al 1.000) y tomar contacto con el material que se exhibe. Entre los elementos más interesantes de la muestra figuran fotos e información cronológica desde el día en que se fundó Marambio, base de la Fuerza Aérea, lo que ocurrió un 29 de octubre de 1969.

En aquel entonces, un turbohélice Fokker F-27 aterrizó en la pista de tierra. Esa misión se llamó Patrulla “Soberanía”. En la tripulación de ese avión estaba Juan Carlos Luján (64), quien con los años se convirtió en un incansable difusor del tema antártico, pero antes, en el ‘82, fue combatiente desde el aire de la guerra de Malvinas, con varias misiones al escenario de guerra.

Cabe destacar que la fecha del 29 de octubre está incorporada al calendario escolar.

Agenda
El programa de actividades hasta el domingo es el siguiente.

Muestra. “Antártida Argentina en Luján de Cuyo”.

Lugar. Museo Regional Americanista, Sáenz Peña 1000, Luján.

Hoy. A las 18 expone el licenciado Daniel Cobos, del Instituto de Nivología y Glaciología del Cricyt.

Mañana. A las 17, testimonios de ex combatientes de Malvinas.

Jueves. A las 18, "Geografía Antártica", por Rolando Lucero, especialista en geopolítica.

Viernes. A las 18, “La Antártida, ciencia y conocimiento”, por Alberto Aristarain, del Cricyt.

Sábado. A las 16, testimonio de la fundación de la Base Marambio.

Domingo. A las 11, cierre de la muestra, con un espectáculo artístico.


martes, agosto 03, 2004

Cronicas de Antartkos 2

CRONICAS DE ANTARKTOS
Por Waldemar Verdugo Fuentes.
Publicado en Papel en UNOMASUNO de México.
http://waldemar.tripod.cl/cronicasdeantarktos/id2.html

Es cierto que adentrándose en la Antártida, el sol reviste de contornos mágicos las formas que brotan de raíces ocultas en la gran llanura blanca. Estas lejanías, apenas entrando en los hielos permanentes, a mi parecer, son una forma física de inspiración profunda. Sin embargo, la literatura es parca con la zona. Entre los escritores extranjeros, pienso en Edgar Allan Poe, que fue uno de los primeros que entró en espíritu al lugar (por supuesto que los escritores no necesitan ir a los lugares para hablar de ellos. Debe ser la razón de que al visitar durante años puros científicos la Antártida casi toda la literatura que existe es técnica). En el caso de Poe, recorría no sólo el terreno de la fantasía sicológica sino también le servía de liberación recorrer horizontes geográficos que nunca jamás pisó. En sus "Aventuras de Arthur Gordon Pymn", 1837, el protagonista embarca en la costa oeste norteamericana y llega en su bote hasta el extremo sur de América. Le suceden muchas aventuras hasta que es salvado y reintegrado a su hogar, sin novedad; ha "verificado" que la Antártida está habitada por hombres completamente negros, lo que contrasta con la blancura total del lugar; donde la luz es tan intensa que impide mirar y afirma que en el polo mismo hay una inmensa catarata "cayendo -dice- silenciosamente en el mar desde alguna inmensa y lejana muralla que se alza hasta el cielo".
Aún antes, en 1692, Jacques Sadeur, escritor francés, publica "Aventuras en el descubrimiento y viajes a la tierra Austral", donde dice: "Los australes son hermafroditas y se aman con amor cordial y no aman al uno más que al otro". Luego agrega: "Nunca percibí reproches, querellas ni animosidades... no saben lo que es mío y lo que es tuyo". El lugar lo describe "hacia el polo sur donde se encuentran prodigiosas montañas, más altas e inaccesibles que los Pirineos". La obra rescata ideas fantasiosas alimentadas por el desborde de los cartógrafos flamencos al servicio de España, encabezados por Ortelio y Mercator, que en sus mapas hacen aparecer ríos, montañas y largas costas que unen el sur de Chile con la nueva Guinea.
También paralelamente Julio Verne y Emilio Salgari se ocupan de la zona. Verne, que ha hecho navegar al Capitán Nemo a bordo del Nautilus, bajo los hielos, en sus "Veinte mil leguas de Viaje Submarino", dedica a E. Allan Poe una poco conocida novela titulada "La Esfinge de los Hielos", en 1897, donde en realidad continúa el viaje imaginario por el polo mismo. Emilio Salgari en "La estrella de la Araucanía", describe a una Punta Arenas, antiguamente conocida como "Puerto del hambre", como "una tierra de horrible aspecto... pródiga en tremendos huracanes... de abismos espantosos...". Pero también, un lugar que oculta "considerables riquezas". "El oro abunda en todas partes en forma de hijuelas y pepitas, algunas de los cuales llegan a pesar 50 gramos". Aunque el lugar está habitado por "tribus belicosas y, hasta hace pocos años, antropófagas". También Salgari publica "Al Polo Sur en Bicicleta", relato de tres amigos en un aparato de ocho ruedas con pedales y un pequeño motor a petróleo... En "La Isla de los Pingüinos", Anatole France escribe:
"La reverberación de los hielos polares había cegado los ojos del anciano, pero una débil claridad se filtraba aún en los párpados cansados. Distinguió bultos animados que se oprimían en filas sobre las rocas, como una muchedumbre humana en las galerías de un anfiteatro... creyó hallarse ante hombres que vivían según la ley natural, supuso que el Señor le acercó a ellos para que les revelara la ley divina y los evangelios... y luego los bautizó... Al saberse en el Paraíso que los pingüinos habían sido bautizados, la noticia ni alegró ni apenó a nadie, pero preocupó a muchos".
Una descripción un tanto más templada es la del norteamericano Hermán Melville
con su inquietante "Benito Cereño": "En la bahía Santa María, una isla pequeña, desértica, deshabitada del extremo sur, todo era gris. Callado y en calma, pero sobre todo, gris".
Pero hay ocasiones que, de tomarse por ciertas, las ficciones pueden llegar a ser peligrosamente decisivas para la realidad. Horace Warpole, el ex primer ministro inglés, describió a una Patagonia habitada por gigantes. Pero que, "si son dueños de un imperio rico y floreciente, creo que deben ser subordinados a su majestad. No en la misma forma que lo hicimos con Virginia, Carolina y otras, sino como una Compañía Indoccidental".
En el siglo XIX, la Antártida en el mundo era conocida solamente por unos pocos relatos de navegantes, entre ellos, destacan los escritos por exploradores, como el inglés Robert F. Scott, que rescató lo que vio en su "Diario". En su obra "El Polo Sur", antes el noruego Roal Amundsen había realizado igual tarea. Se dice que Poe, afirmándose en los datos de algunos de estos exploradores (en especial Scott) y guiado por su intuición artística comenzó a germinar su "Gordon Pymn". En lo personal, en este paisaje antártico que comienzan a ver mis ojos, me siento entrando a otro mundo en este mundo, más brillante, casi transparente de locura refinada; también el adentrarme en esta tierra que brota clarísima del agua más azul que pueda verse, que empequeñece al hombre pero también le inspira, me brota cierta sensación de fortaleza en el alma. Se me provoca a profecía una obra de H.P. Lovecraft, "En las montañas de la locura", 1939, que se trata del Polo Sur resguardado tras elevaciones de 10.000 a 12.000 metros donde se ocultan, luego de 40 millones de años, los primordiales, seres venidos de otros planetas cuando la tierra era joven. El lugar de espanto que imaginó Lovecraft se transmutó en uno de maravillas, según el almirante Richard E. Byrd, curiosa conjunción de marino distinguido, explorador audaz y poeta pionero de la Antártida. En cinco expediciones, a partir de 1929, Byrd entregó a la humanidad el conocimiento más completo de la geografía del continente helado. Llevó su experiencia hasta el último extremo y decidió quedarse solo, en una caverna de hielo durante seis meses invernales de total oscuridad, en lo más profundo de la meseta central, en la latitud 80º Sur. El vio las estrellas que nadie había visto, las que el sol impide ver con su luz.
En su libro "Soledad", el Almirante Byrd, cuando todos se han ido y queda solo en la caverna de hielo, escribe: "Todo ahora es mío, las constelaciones, hasta la tierra mientras gira sobre su eje. Sí, una gran paz interna y la alegría infinita pueden existir juntas". Y más adelante: "El día muere y nace la noche. Armonía, eso es lo que brota del silencio, un dulce ritmo, el acorde de una cuerda perfecta, tal vez la música de las esferas. El universo es un cosmos, no un caos, y el hombre forma parte de ese cosmos con tanta justicia como el día y la noche". Cuando el Almirante Byrd vuelve a la civilización luego de su experiencia colosal, declaró: "Una parte de mí quedó para siempre en los 80º08' de latitud sur; lo que sobrevivía de mi juventud, mi vanidad, posiblemente, y por cierto, mi escepticismo. Por otra parte, me entregó algo que no había poseído antes plenamente: la apreciación de la absoluta belleza y el milagro de estar vivo".
Sin embargo, son los escritores chilenos quienes más han aportado a la historia literaria de la zona, en especial desde la primera mitad del siglo XX. Citemos al diplomático y autor místico Eugenio Orrego Vicuña; su libro "Terra Australis" es una valioso aporte a la bibliografía chilena, tanto por su depurado estilo, como las enormes proyecciones futuras que el autor deposita en la Antártida cuando se sabía muy poco de ella; en las páginas el autor nos transporta a estos hielos polares y detrás de sus palabras nunca deja de fluir un halo de fe tanto en el creador como en ésta su obra blanca. Poco después, en 1955, Salvador Reyes publica "El continente de los hombres solos"; el mismo autor de libros como "Barco ebrio" y "Ruta de sangre", en que su acción o el protagonista es el mar, lo ubican (entre otros, junto a Luis Enrique Délano y el Gran Almirante Augusto D'Halmar) como líder de los escritores del mar; llega a ser Presidente del Círculo Antártico."El continente de los hombres solos" está escrito como diario de viaje; es una bitácora trascendente, amena, en que los detalles cotidianos cobran inusitada importancia cuando el hombre se enfrenta al entorno natural no sometido. Otro escritor diplomático que se ha ocupado de la Antártida es Miguel Serrano. En 1956 publicó "Alguien llama en los hielos": se le criticó el delicado vocabulario empleado por los marineros en el buque antártico; se le reprochó que era imposible que un maquinista se expresara en forma tan correcta como él lo expone en la historia; sin embargo, este reparo de orden formal no afecta en absoluto el fondo profundo ni el contenido metafísico de "Alguien llama..." que, a mi parecer, constituye uno de los libros más extraños de la literatura chilena, un aporte a la literatura universal y por supuesto a la mitología que rodea también a la Antártida. No consideramos aquí una enorme cantidad de folletos, artículos, folletos y otros escritos publicados en medios de Chile y el extranjero acerca del sitio, pero debemos citar el libro "Antártica Chilena" de Oscar Pinochet (Premio de Ensayo otorgado por la Municipalidad de Santiago de Chile en 1944), una obra que por sus méritos jurídicos y geográficos afianza los derechos de un país en forma incuestionable; es decir como libro no estrictamente literario logra, sin embargo, narrar una epopeya épica con cifras y coordenadas. Tampoco podemos dejar de citar "Los conquistadores de la Antártida" de Francisco Coloane, un libro que los chilenos leemos desde niños; el autor de "El último grumete de la Baquedano", estuvo en la Antártida y su experiencia le alcanzó elementos que manejados por una mano como la suya, nos legó una obra magnífica. Conocí a don Pancho Coloane en casa de la ilustre artista Inés Bordes, donde lo vi otras veces y pude conversarle: era un hombre cálido y sencillo como son los hombres sabios; sin embargo también era un hombre duro, a la manera de los hombres de los mares del sur, que se enfrentan a 365 aguaceros al año y le hacen punta al temporal con una sonrisa confiada, a pesar de todo. Hasta donde sabemos, en 1958, con la aparición de "Los conquistadores de la Antártida" se acaba la literatura escrita en el siglo XX inspirada por el sitio.
Un escenario único de agua en sus tres estados de las que muchos han saciado su sed, también espiritual, porque hubo quienes recrearon en la Antártica mundos fantásticos inventados a imagen y semejanza de sus sueños, y siguen haciéndolo, como los pioneros buscadores del Santo Grial en la Antártica. Ellos nos han acercado a la zona con maravillosas historias de aparecidos en los hielos: gigantes blancos, seres fantásticos horribles como los Pie de Sombra, o angelicales como Nuestra Señora de los Hielos, transitando en senderos abiertos tan blancos que ni se les ve entre la nieve; y caminos ocultos que llevan al Antarktos, la deidad única ante quien se hinca el rey del Mundo y los Antiguos que viven más abajo de los hielos desde antes del hombre.
Edgar Allan Poe en su "Narración de Arthur Gordon Pym, como la tradujo Julio Cortázar, rescata en su obra un elemento que forma parte misma de la atmósfera antártica: el misterio. El tema de la novela consiste en un largo viaje por mar que culmina en los blancos hielos del extremo sur. Allí los viajeros se encuentran con aborígenes negros, un pueblo desconocido para el hombre blanco, cuya condición provocará en estos una compleja confusión de sentimientos opuestos, donde la atracción y el rechazo se entremezclan. Las páginas finales son una carrera suicida que parece no llevar a otra parte que al terror de lo vago, a un remolino demencial cuyo término no se halla en ningún centro ni en ningún vértice. Las respuestas son demasiado tímidas, casi ingenuas; los misterios están por descifrarse, pero jamás se logra develarlos; pues, al final del relato, Poe comienza otra historia, otra narración. Una historia que, por supuesto, aún se está escribiendo.
En la narración, Poe nos señala aquello que provoca terror en los habitantes de Tsalal, isla cercana a la Antártica, ocupada por indígenas de piel negra: temían al blanco, la ausencia de todo color que llenaba toda aquella región y al desesperado grito de Tekeli-Li, pues es el presagio funesto de la manifestación de su exterminio. La última imagen de la narración es la aparición de un gigante blanco cuyas proporciones eran mucho más grandes que las de cualquier habitante de la tierra, visión aterradora que fulmina al negro Nu-Nu. ¿Quién es este ser? ¿Cuál es el origen misterioso de Nu-Nu, Tekeli-Li y los otros aborígenes? ¿Cuál es la alegoría que canta Poe oculta en la blancura de la nieve como fuente de espanto? Hay algo indicado: Existe una confrontación entre lo blanco y lo negro. Lo cierto es que las raíces del enfrentamiento novelado de Poe, tiene directa relación con la luz y las tinieblas, el día y la noche; es decir, la confrontación entre los opuestos complementarios. Que es, por lo demás, la fuerza que hace vivir el Universo en equilibrio, nuestros Polos Norte y Sur. Lo que está arriba y lo que está abajo, perfectamente ubicados, perfectamente unidos en un punto preciso donde se juntan: una fracción mínima que los Yogas Tántricos denuncian en la energía que impulsa el orgasmo. Lo que da nacimiento a todo. Es decir, la oposición no es absoluta, ya que blanco y negro tienen el mismo origen, obedecen a un mismo principio. Esto adquiere claridad cuando pensamos en el paisaje antártico, en que una base de avanzada diminuta, siempre pintada de colores muy oscuros para contrastar en la lejanía de los cerros de blancura, en que se hace visible desde distancias enormes. Dice René Guenón (en "Símbolos fundamentales de la Ciencia Sagrada"): Negro y Blanco son expresiones de lo No Manifestado y de lo Manifestado, respectivamente. Sin embargo, esta regla tiene excepciones y, a veces, nos encontramos en la situación inversa; o sea, donde el negro corresponde a lo Manifestado y el blanco a lo No Manifestado. La Antártica, según nuestro Juicio, sería uno de estos casos excepcionales. El blanco polar es lo No Manifestado, el velo que esconde el Secreto.
Es cierto que el color blanco de todo es lo más impactante en la Antártida. Y es una singularidad que llama la atención de todos. El escritor norteamericano Herman Melville, por ejemplo, en su novela "Moby Dick la Ballena Blanca" dedica todo un capítulo a la blancura de la ballena. Este capítulo es una suma de pensamientos en relación al blanco de aquella ballena y a las emociones que éste provoca. El principio sobre el cual se sustenta Melville es el mismo sobre el que se basan las ideas de Poe y Lovecraft; a saber, el miedo humano hacia el blanco: Lo que me anonadaba sobre todas las cosas era la blancura de la ballena. El autor mencionará a muchas otras bestias de blanco: el oso polar, el tiburón blanco, el albatros, cuyo no-color hará que la sangre se le enfríe solo con su presencia. ¿Cómo es posible que este color que representa la espiritualidad, el propio velo de la deidad cristiana, según Melville, sea a la vez un signo de profundo horror? El blanco antártico, en la obra de H. Melville, es lo indefinido, lo que es y lo que no es, y también lo dual, lo misterioso por antonomasia. La sensación de estar pisando un velo blanco misterioso que oculta otro misterio enorme. En la página final de Narración de Arthur Gordon Pym, escribe Poe: Muchos pájaros gigantescos, de una blancura fantasmal, volaban continuamente viniendo de más allá del velo blanco, y su grito, mientras se perdían de vista, era el eterno ¡Tekeli-li!. Todo en la novela de Edgar Allan Poe induce a cantar el blanco antártico como un símbolo de terror y, por consiguiente, de misterio.
En otras apreciaciones de la influencia del color blanco antártico en el mundo, hay quienes la entienden como indicación de códigos morales y sociales. Julio Cortázar, en el prólogo de su traducción de Poe indica: La lucha entre lo blanco y lo negro que se representa en "Narración de Arthur Gordon Pym", es una manifestación del pensamiento racista de Poe, quien no disimuló jamás sus opiniones en favor de la esclavitud. El pensamiento racista de Poe está asociado con una posición muy crítica contra la democracia: Odiaba a la Turba y despreciaba la democracia, señala Ferrari y Baudelaire, en el prólogo de Nuevas Narraciones Extraordinarias de E.A. Poe, citando un pensamiento que revela la filosofía política de Poe: El pueblo no tiene nada que ver con las leyes, si no es obedecerlas.
El chileno Miguel Serrano, escritor y viajero, es autor de obras como "Ni por Mar ni por Tierra", "La Serpiente del Paraíso", "El Círculo Hermético", "Elella, Libro del Amor Mágico", "Nietzsche y la Danza de Siva" y "Las Visitas de la Reina de Saba", con prólogo de C. G. Jung. El mito antártico adquiere en su obra la mayor fuerzas en dos libros: "La Antártica y otros Mitos", Santiago, 1948 y el ya citado "Quien llama en los Hielos", Santiago, 1957. El primero de ellos es la transcripción de una serie de conferencias dictadas en Santiago, y su portada es reveladora: un dibujo de un gigante bicorne alado emergiendo de las blancas nieves y portando un tridente. Desde el comienzo, Serrano hace gala del sincronismo que mantiene con Poe. El relacionará numerosas leyendas antárticas: los bellos relatos de los Onas (antiguos habitantes de La Tierra del Fuego), la leyenda de la Virgen de los Hielos, el continente perdido de Lemuria, el gigante de Poe y, aún, la atrevida idea que Adolf Hitler, su cuerpo congelado, mora en el frío Antártico. En su obra rescata también otros misteriosos moradores de las nieves eternas. Serrano conoce el relato de Poe y señala en relación al Gigante Blanco: Es que Poe conocía la leyenda de los Sélcnam sobre los Jon que habitan la Isla Blanca. El mismo Serrano (en La Antártica y otros mitos) narra quienes son los Jon y a qué se refiere cuando habla de Isla Blanca; allí explica que los antiguos Onas (los sélcnam eran sólo una tribu Ona) creían en la existencia de los Jon: humanos de casta aristocrática dotados de facultades sobrenaturales y poseedores de los Misterios: Fueron los Jon, magos sélcnam de la Tierra del Fuego, los que conservaron los secretos enseñados por Quenós y los que aun se inmortalizan embalsamándose dentro de los hielos del sur, para resucitar renovados en el más lejano futuro. Dicen también los sélcnam, que es en el Sur, allá, en esa "Isla Blanca que está en el Cielo" donde moran los espíritus de sus antepasados, haciendo una vida libre de preocupaciones. Todo indica que la Antártida es la Isla Blanca de la que hablan las viejas leyendas Onas, cuya cosmogonía indica en el lugar seres fantásticos, y una entidad que bajó del círculo rojo del cielo y mora con los Antiguos más abajo del manto blanco.
La inquietante posibilidad de que exista una entidad no-humana en la Antártica, la registra también Serrano (en La Antártica y otros mitos): Sin embargo, en ese continente del reposo y de la muerte alguien vive. Un prisionero se agita, teniendo por medio habitable el fuego ardiente y eterno. En "Quien llama en los Hielos" anota: Yo he visto a ese ser, a ese Ángel negro: ahí, en su recinto del Polo Sur. Es en una inmensa cavidad oscura donde reside... Espacios enormes, sin límites, livianos y deprimentes a la vez, que se extienden, con seguridad, por el interior psíquico de la tierra, debajo de los hielos eternos. Y así se mueve el Zinoc... Asciende o desciende, hasta el extremo de esa cavidad y, desde ahí, se arroja a una velocidad vertiginosa en demanda de su otro extremo, de su final inalcanzable. Toda la eternidad lo ha pasado en este esfuerzo, cayendo de cabeza, tratando de alcanzar el lugar antipódico del que ha sido proscrito en el comienzo mismo de la creación. El norte es su sueño, su anhelar profundo y su mayor sufrimiento. Y citemos al mismo Serrano respecto la vinculación entre los colores y la Antártica: Existe además una relación entre el color y el polo. Los pájaros negros tienden a desaparecer de estos mares y les es muy difícil alcanzar las latitudes extremas de la Antártica. En cambio, las aves de plumaje blanco soportan el frío mucho mejor. En "Quien llama en los Hielos", relata un sueño, en el cual un misterioso ser le dice: La inmortalidad se logra entre los hielos -me respondió- y se consigue helándose. No soy nadie, ni nada puedo hacer ahora. Tu gran combate será con el Ángel de Sombras. Serrano destaca sobre todo la tradición de los Onas en sus conferencias sobre los Mitos de la Antártica, para insinuar posibles claves: Fue Quenós quien empezó a crear la tierra, de arriba abajo. Pero antes, con arcilla blanca modeló a los Hohuen, seres gigantescos y transparentes como ángeles. Apenas creados, los Hohuen comenzaron a luchar entre ellos. Sin embargo, no podían morir. La mitología Ona señala que los Hohuen (los Antiguos) fueron creados con hielo. Esto, en verdad, señala su origen geográfico: la Antártida.
He aquí los mismos rasgos arquetípicos de los Antiguos en la obra de Howard Philips Lovecraft: seres de gran tamaño, poderosos, belicosos, no-humanos e inmortales. Lovecraft en En las Montañas de la Locura anuncia, luego que hubieran llegado de su mundo remoto en las estrellas: Se fundaron nuevas ciudades terrestres, las más importantes de ellas en el Antártico, ya que aquella región, escenario de su llegada, era sagrada. A partir de entonces, el Antártico fue como antes el centro de la civilización de los Antiguos, y todas las ciudades construidas allí por la prole de Cthulhu fueron destruidas. Más adelante, el narrador de la novela de Lovecraft indicará que los mapas encontrados en la vieja ciudad polar muestran que las ciudades de los Antiguos en la época pliocénica se hallaban en su totalidad, por debajo del paralelo 50 de latitud sur". Según las crónicas, el pasadizo que unía el continente blanco con el sur de Chile y Argentina. En En las Montañas de la Locura", trata de las aventuras de una expedición científica a la Antártica, pero, el protagonista, antes de iniciar su relato, insiste en advertir a los posibles lectores que aquel continente no debe ser horadado por mano alguna, no vaya a ocurrir que se despierten horrores que no deben ser liberados. El horror que no debe ser perturbado es la raza de los Antiguos y sus esclavos, los Shoggoths. En la mitología lovecraftiana, los Antiguos son horribles deidades que bajaron desde el cielo y que hicieron de la Antártica su primera base. Estos gigantes de cabeza en forma de estrella crearon al hombre y también a los Shoggoths, torpes bestias de carga, sumisas en un comienzo, pero que más tarde fueron capaces de conducir una rebelión en contra de sus señores. Es difícil sustraerse a la tentación de comparar esta emancipación con el combate bíblico entre Dios y sus Ángeles fieles contra el Primer Rebelde, Lucifer o Prometeo. Los Antiguos se defenderán de esta amenaza por medio de un arma devastadora: Los Antiguos utilizaron unas curiosas armas de perturbación molecular y atómica contra los entes rebeldes, y al final abrazaron una completa victoria. La narración hace turbadoras referencias a un libro espantoso de saber prohibido: El Necronomicón, del árabe demente Abdul Alhazred. Este obscuro texto es un elemento clave en la narrativa de Lovecraft, es la fuente de su cosmogonía y de su teología. El Necronomicón habría sido consultado por algunos de los miembros de la expedición antártica, especialmente por Danforth, que era un estudioso y un gran lector de temas extraños que había hablado mucho de Poe, además él era uno de los pocos infortunados que había tenido el valor para examinar en forma exhaustiva el condenado libro. Danforth, se referirá en repetidas ocasiones al Necronomicón y hará tímidas referencias sobre la posibilidad de que la oscura Meseta de Leng, aquella tenebrosa región, cuya ubicación ni el mismísimo Alhazred fue capaz de precisar, en verdad sea un antiguo nombre para señalar la Antártica. Más que la narración en sí misma, al igual que en la obra de Poe y Serrano, la atmósfera de terror de la novela está dada por el paisaje y por el ambiente urdidos por la pluma de Lovecraft. En efecto, él fue siempre fiel a un principio según el cual lo más importante en la literatura de terror no es tanto la trama, si no el ambiente o la atmósfera que crea el escritor y los sentimientos y sensaciones que transmiten el lector. Angela Carter, en un excelente estudio acerca del escritor, ha señalado que la Antártica de Lovecraft es el más terrible de todos sus paisajes. Este desolado reino del hielo, el lugar de donde le llegaba la niebla y la muerte al viejo Marinero de Las Montañas de la Locura es, al mismo tiempo, una versión realzada de la Antártica real, y una visión de la aborrecible meseta de Leng, el techo del mundo, donde la pluma de Lovecraft nos permite sentir incluso el paso del fío viento polar: El terrible viento antártico soplaba a intermitencias, y su cadencia tenía para mí un vago sonido musical, semejante al eco de unos caramillos silvestres, que por algún motivo ignorado me parecía inquietante e incluso amenazador. Sus elementos son este viento, la soledad, la lejanía, las leyendas, el hielo, el olor y, por supuesto, los habitantes de ese yermo, que ocultos en la blancura no están muertos, si no que esperan ser despertados de su sueño conjurado. El título de la novela se refiere particularmente a la gigantesca cordillera donde se hallan las colosales ruinas de las ciudades de los Antiguos, una región de alturas imposibles de alcanzar por la mente y los sentidos de un hombre normal y donde lo asombroso es la regla. Adentrarse en aquellos lugares significa penetrar en el subconsciente; eterno océano cósmico de arquetipos: Era como si aquellos chapiteles de pesadilla constituyeran el umbral que daba paso a prohibidas esferas de ensueño, a complejos abismos de tiempo, espacio y ultra dimensionalidad remotos. Un mundo enorme que empequeñece de inmediato al hombre. Aquellos exploradores de la fría Antártica, sentirán esta molesta sensación de insignificancia, y entre aquellos que poseen un nivel más alto de comprensión, como es el caso de Danforth, enloquecerán. Al final serán ahogados por la terrible inmensidad y la devastadora opresión de la soledad en las turbulentas aguas de la locura. Otro elemento de horror es el misterioso grito que ya habíamos mencionado cuando es citado por Edgar Allan Poe. Sí, el temible ¡Tekeli-li! Las palabras de Poe se transforman por medio de la magia de Lovecraft en el pájaro que avisa la muerte, el misterio cargado de amenazas. Pues es el encuentro con el horror más terrible: la voz misma de los Shoggoths. Danforth que conocía la obra de Poe, dirá que estaba interesado debido al escenario antártico de la única novela larga de Poe: la desconcertante y enigmática narración de Arthur Gordon Pym. Como vemos, la literatura de Poe es el punto de referencia para Lovecraft. También coinciden señalando a la Antártida como el lugar donde hicieron su entrada los Antiguos. El Polo Sur es la Puerta. Desde allí las huestes luciferinas ascenderán hacia el Polo Norte, hacia la mítica Hiperbórea, en un camino de representación de la ascesis esotérica aplicable a la salud humana con técnicas de gimnasia por los distintos chakras corporales y que es la vía de toma del poder divino, precisamente lo que el Demiurgo castigó. Miguel Serrano en una entrevista dijo: La Tierra es un astro, un ser vivo, que está aquí, que tiene sus distintos órganos, y la parte correspondiente al sur del mundo, y al Polo, corresponde a los órganos sexuales. Así, el Polo Sur -que es el sexo del mundo- es la guarida de los Antiguos. Y aunque hayan ocupado también otros territorios, volverán allí a construir sus ciudades. René Guénon, en una crítica a la interpretación de Eliphas Levi sobre el Infierno de Dante, dice: Esto es cierto en un sentido, puesto que el monte del Purgatorio se formó, en el hemisferio austral, con los materiales arrojados del seno de la tierra cuando la caída de Lucifer cavó el abismo.
Esta intuición de algunos escritores se inicia con la idea sobre la presencia de una Tierra Austral según declaró el sabio griego Pitágoras de Samos, quien sostuvo que nuestro planeta era una esfera y que por simetría debería haber, además de la que él conocía, otra tierra más al sur, la que luego se denominó Terra Australis Incognita, que compensarían a las tierras heladas del norte, conocidas como Arktos, que en griego significa Oso y hace referencia a la constelación de la Osa Mayor, la que sólo es posible observar desde el hemisferio norte, y también a la presencia de osos polares. En contraposición, nace el término Antarktos. formado por la partícula privativa ANT que significa Opuesto a y la palabra Arktos ya conocida. Al escribir en castellano Antártica se está diciendo que es el continente sin osos y que es el lugar opuesto al Artico, el Norte. Desde entonces varios escritores reconocen al Polo Sur como Puerta y Guarida de los Antiguos, señalando algunos que pudieron haber pertenecido por tradición a una corriente determinada de pensamiento filosófico y social, o iniciados en el esoterismo. Sin embargo, nos negamos a creer que la imaginación del hombre tenga que ver con hermandades secretas. La poderosa intuición en ellos fue haciéndose lúcida a través de sus lecturas y a la justa interpretación de los mensajes que le llegaban del mundo de sus sueños, de donde salen aquellos inventos realizados por el puro placer de inventar.
El viaje externo realizado por quien visita la Antártida se hace también un viaje interior. El viaje hacia el Centro del Sur, el Polo Sur, es la senda conductora al Centro del Mundo Inconsciente. De allí su dificultad: verse arrastrado en las turbulentas aguas de los sueños, de miedos y traumas, o distraído por ciertas delicias engañosas. Esta turbadora realidad ha quedado representada en las páginas finales de En las Montañas de la Locura, donde Lovecraft narra escenas que transcurren en vertiginosos laberintos bajo tierra, sitios donde serán descubiertos el narrador y el joven Danforth por un Shoggoth, el cual viene a significar el enviado del Rey del Mundo, que mora bajo los hielos pero que puede cambiar incluso el karma de los seres que viven en el exterior del planeta. El milenario Antarktos, que a semejanza del Minotauro, está ubicado en el centro del laberinto de hielo que debe cruzar quien desea entrar a ese otro mundo en este mundo, es quien lo ordena todo. Como es regla en los laberintos, su principio fundamental es la selección: No cualquiera debe entrar allí. Es una de las pruebas finales, aquella que mide las destrezas adquiridas en el largo camino de la ascesis gnóstica. Es la última partida de ajedrez, en la cual uno se enfrenta con un enemigo que sigue nuestro avance y que nos conoce. Es el enfrentamiento contra el más terrible de los monstruos: el que llevamos dentro de nosotros mismos. Desde esta perspectiva, se puede decir que el narrador prohíbe, en términos de una advertencia, la exploración y explotación de la Antártica para señalar, en realidad, que nadie debe atravesar el mundo de lo inconsciente sino está preparado, pues podría no regresar. En su bello poema Antarktos, H.P. Lovecraft escribe:
En lo hondo de mi sueño el gran pájaro susurraba extrañamente
Hablándome del cono negro de los desiertos polares,
Que se alza lúgubre y solitario sobre el casquete glaciar.
Azotado y desfigurado por los eones de frenéticas tormentas.
Allí no palpita ninguna forma de vida terrestre:
Sólo pálidas auroras y soles mortecinos
Brillan sobre ese peñón horadado, cuyo origen primitivo
Intentan adivinar a oscuras los Ancianos.
Si los hombres lo vieran, se preguntarían simplemente
Que raro capricho de la Naturaleza contemplan:
Pero el pájaro me ha hablado de partes más vastas
Que meditan ocultas bajo la espesa mortaja de hielo.
¡Dios ayude al soñador cuyas locas visiones le muestren
Esos ojos muertos engastados en abismos de cristal!

por Waldemar Verdugo Fuentes.