antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

lunes, junio 20, 2005

Turismo Antartico

Junio 15 de 2005
publicado en http://eltiempo.terra.com.co/

La Antártida es una opción diferente para las vacaciones y se está poniendo de moda

Cada día más y más personas viajan a las gélidas tierras del subcontinente y todo indica que esta tendencia no cambiará en las próximas temporadas.
Hoy los viajeros del mundo viven la experiencia de los grandes y lujosos barcos jamás imaginados para disfrutar a lo grande de la tecnología más avanzada que se ha creado.
Pero también encuentran en esta nueva modalidad turística fantásticos escenarios de aventura y, sobre todo, el contacto con la naturaleza, como los viajes al Amazonas o al Orinoco.
Y en esta búsqueda de lo nuevo y lo diferente, la Antártida, a la que en el pasado solo iban los exploradores y científicos, ahora es un objetivo que se está popularizando.
Comenzó hace algunos años siendo una propuesta para jóvenes inquietos y ahora surge como un destino inevitable en creciente demanda para los de mediana y tercera edad. Claro, estamos hablando del borde de la Península Antártica y no de los peligrosos interiores glaciares sin pizca de tierra.
Esto lo estamos percibiendo desde Montevideo, porque la capital uruguaya es la escala previa normal o el punto de conexión operativo desde y hacia dicho destino.
Otros barcos hacen la conexión desde Punta Arenas en Chile. Y en verdad desde hace unos cuatro años está aumentando el número de barcos escalando en Montevideo, rumbo a la Antártida, principalmente de bandera u origen científicos rusos o ucranianos, pero ahora observamos que están apareciendo otros barcos haciendo estas excursiones organizados por empresas turísticas que por lo general hacen habituales cruceros en el norte y proximidades del Ártico.
Son cruceros organizados por empresas turísticas internacionales especializadas que fletan estos barcos.
Algunos de ellos pertenecieron al gobierno soviético o a institutos científicos de ese país. Ahora o bien los vendieron o bien los que quedan los alquilan, pues los rusos ya no cuentan con los presupuestos de antaño para sostener aquella flota de investigación o exploración polar.
Viajar en esos barcos ahora es factible ya que los precios son módicos, unos 350 dólares por día, y los barcos son Professor Multanovskiy, Akademik Serguey Vavilov, Akademik Ioffe, otros son el Explorer Gap, Endeavour, Explorer II el Andrea y por último el francés Le Diamant.
Sobre los barcos rusos hay que decir que todos ellos pertenecen a una serie de 10 naves con ligeras diferencias y tonelaje que ese país hizo construir en Finlandia durante la década de los años 80 para la investigación oceanográfica en las regiones polares, de diferentes dimensiones.

Austeridad, sobre todo
Luego de la desaparición de la Unión Soviética, esos barcos fueron totalmente reformados y adaptados para servicio de cruceros turísticos.
Algunos de ellos fueron reconstruidos de la proa a la popa. Otros, reciclados. Las comodidades son buenas, pero la austeridad impera.
Son para un tipo de turismo diferente. Lo importante de estos barcos son sus características para navegar por aquellas aguas, es decir con casco reforzado, pero fundamentalmente disponen de equipos humanos conocedores de ese ámbito y en esa línea de trabajo.
Digamos que en su mayoría son profesionales venidos de organizaciones técnicas vinculadas con la Antártida que pueden ser científicas, técnicos, meteorólogos y ex miembros de las fuerzas armadas o de las bases experimentales establecidas en el continente gélido.
Algunas de estas naves, las grandes, llevan un helicóptero para uso de los viajeros.
Todos ellos han pasado por Montevideo para aprovisionarse y seguir a la Antártida, South Georgia, Shetlands, las Malvinas, canales fueguinos y Ushuaia y de aquí a la Península Antártica.
Sin embargo, hay otro grupo de embarcaciones que también están comprometidas en viajes a la Antártida, y que no pasan por Montevideo sino que operan directamente con Las Malvinas y Punta Arenas.
Todos estos cruceros realizan casi el mismo itinerario, se bordea la Península Antártica y se viaja a los lugares ya conocidos, aunque algunos suelen hacer innovaciones en los itinerarios y en los paseos con los gomones, un poco más arriesgados pero más emocionantes.
De más está decir que los barcos que van a esas áreas protegidas deben previamente ser autorizados por las autoridades marítimas internacionales para navegar por aquellas regiones bajo ciertas condiciones. Para esto deben, sobre todo, contar con elementos tecnológicos capaces de preservar el medio ambiente y esto incluye el hecho de disponer los desechos y sobrantes, aguas grises y negras.
También están obligados a tener un suministro de agua potable y a garantizar la propia seguridad del barco, incluido el perfecto funcionamiento de sus motores diesel, si los tienen, con los correspondientes filtros.
EL PAÍS (URUGUAY)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home