antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

jueves, noviembre 23, 2006

merecido descanso después de la Invernada

Tras realizar "invernada" en la Antártida visitan la ciudad de Mar del Plata
En su viaje de regreso a Quebec, Canadá, a bordo del velero, la misión documentalista y científica -integrada por el marplatense Damián López- realiza una parada de varios días en Mar del Plata

Publicado en: http://www.lacapitalnet.com.ar/

Los integrantes de una expedición que pasó ocho meses de invierno en la Antártida realizando documentales e investigaciones científicas, estarán unos días en Mar del Plata, en el marco de un alto en el camino de regreso a Quebec (Canadá), su lugar de origen. En la parte científica de esta misión, se encuentra el marplatense Damián López.
Los científicos y documentalistas llegaron ayer a la Base Naval de Mar del Plata a bordo del velero documentalista Sedna IV, que, desde marzo, fue su hogar, oficina, estudio y laboratorio, en cercanías de la base Melchior, ubicada en el archipiélago del mismo nombre, en la Antártida.
A pocas horas de haber amarrado, Damián López recibió a LA CAPITAL a bordo de la embarcación. El joven ingeniero químico, responsable de la parte científica de la expedición, relató que el barco, privado, tenía la misión principal de realizar una película, dos cortos y algunos documentales sobre la vida, los glaciares y la fauna antártica, entre otros aspectos. Pero que a partir de un convenio con el Instituto de Ciencias del Mar de Rimouski (Canadá) en colaboración con otras entidades canadienses y el Instituto Antártico Argentino, se incorporó la componente científica.
Damián contó que si bien en los primeros tiempos de llegada a su ubicación a la Antártida -mediados de marzo- la idea era utilizar el velero como "casa" y las instalaciones de la base Melchior como lugar de trabajo, por varios inconvenientes -entre ellos que se cortaron las amarras que daban estabilidad al bote- debieron mudarse a unos kilómetros de la base. Por lo tanto, el velero se convirtió también en su lugar de trabajo.
"Tuvimos que adaptarnos al lugar que teníamos, por eso a la ducha, que era también depósito de limpieza, la convertimos en laboratorio" comentó a modo de anécdota, dado que el barco, por ser documentalista, no contaba con las comodidades para trabajo científico.
De todas formas, junto a Sebastián, el otro científico a bordo, se las arreglaron para ir superando todos los inconvenientes y poder realizar su trabajo, consistente en tomar muestras, analizar algunas y guardar otras, utilizando las distintas técnicas que habían acordado para fitoplancton, zooplancton, nutrientes, bacterias, alcalinidad, carbono disuelto en orgánico, PH y amonio.
"Mientras estábamos en la Antártida teníamos toma de datos y análisis de carbón inorgánico disuelto, PH, amonio, florescencia" sostuvo.
"Eramos dos personas en la parte científica, pero nunca lo podríamos haber hecho solos. Para ir a tomar las muestras de hielo necesitábamos 6 personas para tirar todos los equipos en un trineo que habíamos armado" comentó agregando que "volvíamos de cada toma con 100 litros de agua".
Además de tomar muestras cada dos semanas en invierno y cada tres días a partir de octubre, durante todo el trayecto entre Melchior y Canadá están tomando muestras todos los días para continuar con la investigación científica, relacionada con el cambio climático y las radiaciones ultravioletas.
"El paquete importante de resultados se va a obtener una vez que volvamos a Canadá y se analicen las muestras,
por ahora lo que estamos haciendo básicamente es juntar la mayor cantidad de material para analizar, más allá de lo que se fue analizando en el momento y enviando al Instituto de Quebec", dijo López.
Después de ocho meses realizando todo el relevamiento de datos, disfrutando de realizar gran cantidad de actividades al aire libre cuando podían y acumular cientos de anécdotas -muchas de las cuales se publicaron en varias ediciones de este medio- a principios de noviembre emprendieron el regreso.
"Desde que pasamos el pasaje de Drake tuvimos unos días terribles, el velero se mueve de una manera increíble, sufrimos bastante y fue muy difícil trabajar en esas condiciones" reconoció el joven, que ya pudo disfrutar de las "facturas marplatenses" que tanto extrañaba y con las que lo recibió su familia.
En referencia a su trabajo destacó que es una parte de un proyecto inédito y mucho más amplio. "No hay estudios durante la invernada en esa región tan sistemáticos y con tantas técnicas como los que hicimos, tampoco se ha muestreado a este nivel la transecta -el camino entre la Antártida y cercanías del Polo Norte-" sostuvo, agregando que "el proyecto sigue, se va a hacer otro estudio en Melchior el año que viene, está programada una campaña con el Irizar -buque oceanográfico argentino-, está el estudio Mesocosmos, que se realiza en piletones donde alteran condiciones de temperatura, radiación, dióxido de carbono artificialmente para generar un efecto extremo y ver cuál es el resultado y se va a hacer el mismo tipo de estudio en el Artico, lo que lo convierte en un estudio bipolar, que es bastante atípico".
Tras unos días en Mar del Plata, en los que Damián aprovechará para ver a familiares y amigos y hacer un tour a sus compañeros de peripecias en la Antártida, el velero partirá a Quebec, donde llegarán, previa escala en Bermudas, en enero.
En tanto Damián espera permanecer trabajando en el procesamiento de los datos en el Instituto del Mar de Rimouski durante todo el mes de febrero.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home