antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

lunes, febrero 04, 2008

Extraños invasores en la Antártida

Publicado en http://www.lagaceta.com.ar
Por Alister Doyle - Columnista de la agencia Reuter
Extraños invasores en la Antártida
Se­mi­llas, es­po­ras, áca­ros, li­quen y mus­gos ex­tra­ños al con­ti­nen­te han si­do traí­dos in­cons­cien­te­men­te por cien­tí­fi­cos y tu­ris­tas, y po­drían per­tur­bar la vi­da en las frías tie­rras.
La An­tár­ti­da es co­no­ci­da por los pin­güi­nos, las fo­cas y las ba­lle­nas, pe­ro los cien­tí­fi­cos es­tán en­con­tran­do un gru­po de pe­que­ños or­ga­nis­mos que in­clu­yen des­de una es­pe­cie pa­re­ci­da a los in­sec­tos has­ta mus­go. Y te­men que el ca­len­ta­mien­to glo­bal pue­da crear con­di­cio­nes ap­tas pa­ra me­ro­dea­do­res co­mo ra­tas o ra­to­nes en en ese territorio, don­de la cria­tu­ra te­rres­tre más gran­de es ac­tual­men­te una es­pe­cie de mos­qui­to no vo­la­dor.
En­tre las plan­tas, un ti­po de cés­ped eu­ro­peo, agros­tis sto­lo­ni­fe­ra, es­ta­ría en­tre las ame­na­zas si ocu­rre un des­hie­lo.
“Es una es­pe­cie que es­tá por to­das par­tes, ya se en­cuen­tra en la ma­yo­ría de las is­las an­tár­ti­cas”, di­jo Da­na Bergs­trom, de la Di­vi­sión An­tár­ti­da Aus­tra­lia­na, que di­ri­ge un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción lla­ma­do “Aliens en An­tár­ti­da”.
Las es­pe­cies in­va­so­ras han afec­ta­do la vi­da en la Tie­rra des­de ha­ce tiem­po, des­de co­ne­jos lle­va­dos a Aus­tra­lia por los co­lo­ni­za­do­res eu­ro­peos has­ta el me­ji­llón ce­bra, una es­pe­cie de mo­lus­co ru­so que in­va­dió los Gran­des La­gos de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra la An­tár­ti­da es un blan­co. “La An­tár­ti­da es el úl­ti­mo bas­tión de un me­dio am­bien­te im­po­lu­to com­pa­ra­do con el res­to del mun­do”, co­men­tó Bergs­trom en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.
Las nue­vas es­pe­cies es­tán lle­gan­do en par­te por­que la ro­pa de los vi­si­tan­tes con fre­cuen­cia con­tie­ne se­mi­llas, es­po­ras o hue­vos de in­sec­tos.
Has­ta el mo­men­to, los in­va­so­res han lle­ga­do a las is­las an­tár­ti­cas, al­re­de­dor del con­ti­nen­te, cu­ya tem­pe­ra­tu­ra se ha vuel­to más cá­li­da en las dé­ca­das re­cien­tes. En­tre las más da­ñi­nas se en­con­tra­ban los re­nos en Geor­gia del Sur y las ra­tas y ga­tos en Is­la Mac­qua­rie, ex­pli­có Bergs­trom.
En otras par­tes de la An­tár­ti­da se en­con­tró pas­to cre­cien­do ba­jo una ca­ba­ña de in­ves­ti­ga­ción ja­po­ne­sa. Tam­bién se ha­lla­ron plan­tas cer­ca de una es­ta­ción ru­sa y una am­plia va­rie­dad de hon­gos en las pro­xi­mi­da­des de una ba­se aus­tra­lia­na. In­clu­so en los al­re­de­do­res de la ba­se cien­tí­fi­ca de Troll, en el bor­de de las mon­ta­ñas a unos 250 ki­ló­me­tros del mar, cien­tos de mi­les de pe­tre­les an­tár­ti­cos pros­pe­ran. Cua­tro es­pe­cies de áca­ros han si­do ha­lla­das en años re­cien­tes y el li­quen se afe­rra a al­gu­nas ro­cas.
Unas 40.000 per­so­nas vi­si­tan la An­tár­ti­da anual­men­te, en su ma­yo­ría tu­ris­tas. El con­ti­nen­te tie­ne una po­bla­ción per­ma­nen­te de unos 4.000 in­ves­ti­ga­do­res.
Una gran ame­na­za es que el cam­bio cli­má­ti­co, cau­sa­do -se­gún el Pa­nel del Cli­ma de las Na­cio­nes Uni­das- por el efec­to in­ver­na­de­ro, con­vier­ta a la An­tár­ti­da en un lu­gar más ha­bi­ta­ble pa­ra es­pe­cies ex­tran­je­ras da­ñi­nas.
Las ra­tas o ra­to­nes a bor­do de bar­cos po­drían de­sem­bar­car en la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca, la re­gión me­nos fría que se ex­tien­de ha­cia el nor­te ha­cia el ex­tre­mo de Amé­ri­ca del Sur.
“Exis­ten gran­des áreas pa­ra co­lo­ni­zar en la pe­nín­su­la”, di­jo Bergs­trom. “Hay ra­tas en Geor­gia del Sur, por lo que es só­lo un pe­que­ño sal­to”, aña­dió. To­dos los bar­cos de­be­rían ser obli­ga­dos a pre­ve­nir la fu­ga de roe­do­res, co­men­tó.
A los cien­tí­fi­cos les preo­cu­pa que nue­vas es­pe­cies lle­guen más rá­pi­do de que pue­da ser do­cu­men­ta­da la vi­da en el con­ti­nen­te.
Pa­ra man­te­ner a los in­va­so­res le­jos, los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos obli­gan a los vi­si­tan­tes a ce­pi­llar sus bo­tas y les pro­hí­ben de­sem­bar­car co­mi­da

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home