antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

jueves, julio 31, 2008

Falta de datos dificulta el estudio sobre el cambio climático en la Antártida

ENFOQUE-Falta de datos dificulta estudio cambio climático Antártica
30 Jul 2008
Publicado en http://about.reuters.com
Por Conrado Hornos
MONTEVIDEO, jul 30, 2008 (Reuters) - Como un iceberg que esconde la mayor parte de su volumen, algunos efectos del cambio climático en la Antártica permanecen ocultos en zonas poco estudiadas y son todavía una incógnita para los investigadores.
El llamado "continente blanco", de unos 14 millones de kilómetros cuadrados, posee la mayor reserva de agua dulce del mundo en sus hielos y un eventual derretimiento total podría elevar hasta 60 metros el nivel de los mares.
Si bien hay datos constatables del deshielo de zonas como la península antártica, para algunos especialistas falta información para aventurar un derretimiento completo o, incluso, analizar otros efectos más inmediatos del cambio climático.
Según la organización científica British Antarctic Survey, la temperatura en la península antártica aumentó más que en ningún otro sitio de la Tierra durante los últimos 50 años.
El cambio climático, una modificación en el ecosistema por causas naturales o actividades humanas, incluye entre otros aspectos el calentamiento global debido, en parte, a los gases de efecto invernadero.
En la Antártica, varias plataformas de hielo han disminuido su tamaño en las últimas tres décadas a causa del aumento de temperaturas. Seis de ellas colapsaron completamente.
Aunque el derretimiento de las plataformas no significa un aumento del nivel del mar, ya que están flotando en el agua, su desaparición permite que se acelere el avance de los glaciares que están sobre el continente.
En uno de los últimos casos, una imagen satelital reveló que aproximadamente 415 kilómetros cuadrados de la capa de hielo de la plataforma o barrera Wilkins estaban derrumbándose.
"Las barreras Wilkins, Larsen y otras más chicas ya colapsaron y no existen más, entonces ahí no hay dudas respecto a lo que pasó", dijo a Reuters el investigador Hernán Sala, del Instituto Antártico Argentino.
Para el especialista, la falta de información histórica de algunos registros y zonas de la Antártica limita las conclusiones que se puedan hacer sobre el continente en su totalidad.
Algunas personas aseguran "que se va a derretir todo, otros que no se derrite y, en realidad, lo que habría que decir es que no se cuenta con demasiada información", comentó Sala.
Es que, según publicó el investigador argentino en un análisis, la Antártica central es la región del planeta con menor cantidad de datos meteorológicos disponibles para analizar.

PASADO
El hábitat hostil, con fríos que llegan a los 40 grados bajo cero, y la lejanía de las zonas de abastecimiento dificultan la instalación de estaciones de medición en la zona central. Por eso, los datos deben ser recolectados mediante satélites y sensores remotos.
Por tanto, según Sala, no puede asegurarse con demasiada certeza qué es lo que está ocurriendo con el clima en la Antártica central, "ya que para poder hablar de clima y de tendencias es necesario contar con una base de datos que, al menos, disponga de 30 años de registros sin discontinuidades importantes".
"Si los fenómenos que se han registrado en la Península Antártica se propagasen hacia el resto del continente, los cambios en el nivel del mar podrían alcanzar una magnitud significativa", comentó Sala.
En un intento por llenar los vacíos históricos de información, las bases de varios países instaladas en la Antártica salen además a la búsqueda de datos sobre el pasado del continente.
Mediante la extracción de largos cilindros de hielo, denominados "testigos", los científicos pueden estudiar el comportamiento del clima varias décadas atrás.
"Junto a brasileños y estadounidenses estamos tratando de extraer un testigo profundo del área de la península antártica. Hemos sacado 130 metros de un testigo de hielo y queremos sacar unos 300 metros que nos daría unos 200 años de antigüedad de comportamiento climático", dijo Ricardo Jaña, científico del Instituto Antártico Chileno.

AGUAS
Pero el centro del "continente blanco" no es el único sitio antártico en el que la información está bastante ausente: las heladas aguas que le rodean también sufren el mismo problema.
El deshielo está modificando la temperatura oceánica y eso afecta, a través de la circulación, a las aguas en todo el mundo.
"La circulación oceánica está cambiando dramáticamente y se tienen pocas mediciones. No se sabe su dinámica", comentó el uruguayo Mario Caffera, licenciado en ciencias meteorológicas.
Según el Comité Científico para la Investigación Antártica (SCAR, por su sigla en inglés), las aguas circumpolares se están calentando más rápido que las del océano global. Este aumento de temperatura es una de las causas de la brusca disminución de la población de crustáceos plactónicos, como el krill, en las últimas décadas.
El SCAR aún no sabe con certeza las razones del calentamiento, pero supone que podría ser por cambios en los vientos o un aumento en el flujo del calor desde la atmósfera hacia las aguas, por los gases de efecto invernadero.
Los derretimientos también afectan a varias especies que ven su hábitat alterado y ya están migrando.
En un intento por entender mejor esos fenómenos, el SCAR desarrolló un programa para realizar, a bordo de buques, un censo de las especies que están poblando la región.

Para Albert Lluberas, responsable de glaciología del Instituto Antártico Uruguayo, hablar del derretimiento total de la Antártica remite a escalas largas de tiempo, de miles de años, mientras que algunos efectos, como los cambios en las cadenas de alimentación, están sintiéndose actualmente.
El aumento de las aguas "hasta los 60 metros refiere a grandes escalas de tiempo, (pero) algunas especies están migrando y volviendo (por los efectos de los derretimientos), y eso es un cambio que se está dando actualmente", comentó.
Según Sala, en tanto, el futuro del continente esta en riesgo si lo hasta ahora registrado en la península se extiende a zonas en donde la observación escasea.
"Si uno especula, pero lo hace de forma explícita, diciendo que si lo que pasa en la península antártica se proyecta a todo el continente, (tendríamos) una situación complicada", comentó.

(Reporte adicional de Mónica Vargas en Santiago de Chile; Editado por Paulina Modiano)
REUTERS CHC PM

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home